Una versión biplaza del avión de combate más avanzado de China, el J-20, podría interferir los equipos electrónicos enemigos y desplegar enjambres de drones, según la revista militar china Ordnance Industry Science Technology.

El artículo explica que la aparición de una versión del caza con dos asientos se debe a que la misión del J-20 se ha diversificado y Pekín «necesita un avión de combate más capaz».

«Una pesadilla para los equipos electrónicos enemigos»

La publicación pronostica que la versión biplaza estaría equipada con equipos electrónicos más avanzados que los que se encuentran en otras aeronaves chinas similares.

Además, predice que el piloto delantero estaría a los mandos de la aeronave, mientras que el piloto de detrás controlaría la plataforma de inferencia electrónica, «convirtiendo al J-20 en una pesadilla para los equipos electrónicos enemigos», recoge South China Morning Post.

El segundo miembro de la tripulación también podría controlar una flota de apoyo de drones que podrían actuar a modo de «cebo» para atraer aviones enemigos o aeronaves furtivas. Además, pueden recopilar inteligencia, llevar a cabo ataques contra sistemas de defensa aérea y ganar «superioridad aérea», enfatiza el artículo.

El J-20, también conocido como ‘Dragón Poderoso’, es un caza de quinta generación con capacidades de sigilo y de ataque de precisión. Los primeros aviones entraron en servicio en marzo de 2017. Durante mucho tiempo se ha especulado sobre si China podría desarrollar una variante de dos asientos de la aeronave, el primer caza de quinta generación con esta configuración.

A principios de este año, la Corporación de la Industria de la Aviación de China (AVIC), de propiedad estatal, publicó por primera vez una imagen generada por computadora de la versión biplaza del J-20.

 

Esta nota originalmente se publicó en RT

 

Compartir