Dos hombres fueron detenidos en Brescia, Italia, por prender fuego a un centro de vacunas contra el coronavirus y se les imputan delitos como terrorismo y tenencia de armas de guerra.

Los arrestados, Paolo Pruda y Nicola Zanardelli, de 52 y 51 años respectivamente, ambos de Brescia, en la región de Lombardía, la más afectada por la pandemia de Italia, pertenecen al movimiento “No Vax“, contrarios a la vacunación, informa el Cuerpo de Carabineros.

Ambos han sido encarcelados como medida cautelar y los agentes están investigando a otras personas “de su círculo” en las provincias de Brescia y Verona.

Se les considera responsables de los daños perpetrados al centro de vacunas de COVID-19 de la Vía Morelli de Brescia el pasado 3 de abril, al que arrojaron dos bombas Molotov.

Su explosión quemó la pared del centro, pero el incendio no se propagó por todo el pabellón por la resistencia ignífuga de las instalaciones y otras razones “fortuitas” no reveladas.

No obstante, el ataque, alegan los Carabineros, podría haber causado desperfectos devastadores en el centro, donde se custodiaban cientos de dosis de vacunas, ya que a pocos metros del lugar del incendio había cables eléctricos por lo que, de haber sido afectados, se habría interrumpido la cadena del frío.

La investigación, en la que se recurrió a las cámaras de vigilancia del lugar y a interceptaciones telefónicas, permitió llegar a los detenidos, seguidores “convencidos” de las tesis negacionistas de la pandemia de coronavirus.

Los agentes constataron la “clara voluntad” de estas dos personas de atentar contra el centro de vacunación y sabotear la campaña para “alimentar el clima de incertidumbre”, pues pretendían repetir el ataque para infundir miedo entre la gente.

Uno de los arrestados, Pluda, poco antes del ataque, había escrito en Facebook: “Si queremos destruir al enemigo debemos usar la misma arma, el miedo, y su miedo es nuestra unión. No hay otras soluciones”.

 

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

 

Compartir