Al menos 11 personas murieron y 66 resultaron heridas a consecuencia de fuertes tormentas de viento y granizo que azotaron la provincia oriental china de Jiangsu en la noche del viernes, informaron hoy las autoridades locales.

Las tormentas -con vientos de hasta 45.5 metros por segundo- derribaron árboles, provocaron cortes de luz y volcaron un pesquero junto a las costas de la localidad de Nantong, suceso a consecuencia del cual 9 tripulantes permanecen desaparecidos.

El gobierno provincial de Jiangsu detalló hoy a través de su perfil de la red social Weibo (considerado el equivalente en China a Twitter, que está censurado en el país asiático) que otros dos pescadores del mismo barco fueron rescatados por un operativo de emergencia en torno a las 04.45, horas (tiempo local).

Las tormentas también contribuyeron al hundimiento de 132 viviendas y dañaron un número indeterminado más, lo que obligó al traslado de unas 3 mil 050 personas.

Según las autoridades, los servicios de emergencia continúan con las labores de rescate, desescombro y restauración del suministro eléctrico.

 

Compartir