El regulador sanitario de Brasil, Anvisa, afirmó este jueves que decidió rechazar la importación de la vacuna Sputnik V con base en información enviada por el propio desarrollador ruso el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, amenazó con demandar por difamación a la institución.

”Las informaciones sobre la presencia de adenovirus replicante [una versión viva de uno de los virus usados como vector] constan en los documentos entregados a Anvisa por el desarrollador de la vacuna Sputnik V”, dijo el presidente del ente, Antonio Barra Torres.

Luego de ello, el presidente convocó a la prensa para “refutar graves acusaciones que impactan en la confianza y la credibilidad de la autoridad sanitaria brasileña”.

”Anvisa fue acusada de mentir, de actuar de manera antiética y de producir una noticia falsa sobre la identificación de adenovirus replicante en documentos que abordan la vacuna Sputnik V, objeto de la decisión que no autorizó la importación excepcional de la vacuna para uso de nuestra población”, agregó.

”Además de otros temas relevantes que impidieron la autorización de importación de la vacuna, puedo mencionar entre ellos la ausencia de información, de estudios que retratan efectos sobre las células germinales”, dijo.

El colegiado de cinco directores de Anvisa acogió la recomendación del área técnica del organismo, que identificó diversas “incertidumbres” en relación a la seguridad y eficacia del inmunizante, que todavía no fue aprobado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ni la FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos.

El día de hoy los desarrolladores de la vacuna rusa anticovid, Sputnik V, iniciarán en Brasil un proceso judicial de difamación contra el regulador sanitario de ese país por difundir información «falsa e imprecisa» sobre el preparado.

«Después de admitir el regulador brasileño Anvisa que no ha testado la vacuna, Sputnik V está iniciando un proceso judicial de difamación en Brasil contra Anvisa por difundir intencionalmente informaciones falsas e imprecisas», señaló el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR) en un tuit de la cuenta del preparado ruso.

De acuerdo con los desarrolladores de Sputnik V, el regulador hizo declaraciones «incorrectas y engañosas sin haber testado la vacuna» y está desechando la carta oficial del Centro Gamaleya, donde fue creado el fármaco, de que no hay ningún adenovirus capaz de replicarse (RCA) y que «solo se utilizan vectores no replicantes desprovistos del (gen) E1».

Además el FIDR cita un medio brasileño, «Super», que publicó el jueves que Anvisa no ha sometido a la vacunar rusa a pruebas sobre la presencia de replicantes virales.

Uno de los argumentos empleados por el regulador brasileño para desautorizar el lunes la importación en carácter de emergencia del preparado ruso fue el de que se detectó en todos los lotes presentados por Sputnik V a Anvisa un adenovirus capaz de replicarse.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir