Hace unas horas la segunda misión comercial de Space X y la cual fue lanzada por la NASA despegó y este sábado la reciclada cápsula Crew Dragon Endeavour de Spa con cuatro astronautas abordo, se acopló a la Estación Espacial Internacional (EEI),, la tercera vez que la compañía de Elon Musk lleva tripulantes a ese laboratorio orbital.

La primera fase del atraque tuvo lugar a las 09H08 GMT unos 420 km sobre el sur del Océano Índico, de acuerdo con imágenes transmitidas en directo por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA).

La segunda fase se produjo 10 minutos más tarde, cuando se conectaron de forma segura 12 ganchos entre el Endeavour y el puerto de la EEI.

«Captura completa, bienvenido Crew-2», dijo la comandante de la EEI, la estadunidense Shannon Walker.

«Gracias Shannon, estamos contentos de estar aquí, los veremos a todos en unos minutos», respondió el comandante del Endeavour, su compatriota Shane Kimbrough.

La misión Crew-2, que además integran el francés Thomas Pesquet, la estadounidense Megan McArthur y el japonés Akikho Hoshide, había despegado antes del amanecer del viernes de la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, Florida.

Dos horas después de que se completó el proceso de acoplamiento, el cuarteto de Endeavour posó para las fotos con la última tripulación enviada por Space X y tres cosmonautas rusos, lo que hizo que la ISS estuviera inusualmente llena con 11 personas en total.

«Han pasado 20 años … desde que JAXA (Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón), ESA (Agencia Espacial Europea), la NASA y los astronautas rusos han estado juntos en el espacio, por lo que en realidad es bastante histórico lo que está sucediendo hoy», dijo Pesquet.

«Estamos ansiosos de comenzar nuestro trabajo en la estación espacial, no podemos esperar para ver qué nos deparará esta aventura», agregó.

Principal proveedor de la NASA

Space X completó su tercer traslado de tripulantes a la ESS, como parte del contrato multimillonario que la NASA firmó con la compañía de Elon Musk.

Se trata del segundo viaje del Endeavour a la ESS. El primero fue con la misión Demo-2 en mayo de 2020, que puso fin a casi una década de dependencia estadounidense de Rusia para viajar a EEI luego de que la NASA pusiera fin al programa de transbordadores espaciales.

Fue la primera vez que se reutilizó una cápsula para vuelos espaciales tripulados yla misión también contó con un cohete reutilizado, logrando los objetivos clave de ahorro de costos en las asociaciones de la NASA con la industria privada.

Dos Crew Dragon están estacionados uno junto al otro en la ESS

Se trata de una gran victoria para Musk -también fundador del grupo automotriz Telsa- pues Space X consiguió acaparar el transporte espacial de la NASA en un momento en que la cápsula Starliner de Boeing acumula retrasos en sus vuelos de prueba.

Musk no oculta su intención de impulsar a la humanidad hacia la Luna y Marte, y en una conferencia de prensa posterior al lanzamiento del viernes dijo: «Creo que estamos en los albores de una nueva era de exploración espacial».

Hito europeo

La misión también es un hito importante para Europa, que nombró a la misión «Alpha» en honor al sistema estelar Alpha Centauri.

«Para nosotros es realmente la era dorada en términos de explotación de la Estación Espacial Internacional», dijo a la AFP Frank De Winne, director del programa ISS de la Agencia Espacial Europea (ESA).

El alemán Matthias Maurer y la italiana Samantha Cristoforetti seguirán respectivamente a Pesquet en las misiones de Space X, este otoño y primavera boreales.

El próximo módulo de la ESS, construido por Rusia, debería llegar a la estación en julio e incluirá un brazo robótico construido por la ESA que Pesquet ayudará a poner en funcionamiento, indicó De Winne.

La ESA también será un socio clave de Estados Unidos en el programa Artemis para regresar a la Luna, proporcionando los componentes de potencia y propulsión para la nave espacial Orion, y elementos clave de una estación orbital lunar planificada llamada Gateway.

Experimentos

El equipo Crew-2 tiene unos 100 experimentos para realizar durante su misión de seis meses.

Estos incluyen la investigación de lo que se conoce como «chips de tejido»: pequeños modelos de órganos humanos que se componen de diferentes tipos de células y se utilizan para estudiar como el envejecimiento del sistema inmunológico, la función renal y la pérdida de masa muscular.

En lo que respecta al medio ambiente, para cuando Crew-2 regrese en otoño, habrá tomado 1,5 millones de imágenes de la Tierra, documentando fenómenos como la iluminación artificial por la noche, la proliferación de algas y la ruptura de las plataformas de hielo de la Antártida.

Otro elemento importante de la misión es actualizar el sistema de energía solar de la estación mediante la instalación de nuevos paneles compactos que se abren como una enorme colchoneta de yoga.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir