Al menos cinco personas murieron en un atentado suicida con explosivos en el suroeste de Pakistán contra un hotel de lujo donde se hospedaba el embajador de China, un hecho que fue reivindicado hoy por los talibanes paquistaníes y condenado por Pekín como un «ataque terrorista».

El ataque ocurrió en la zona de estacionamiento del hotel Serena, en la ciudad suroccidental de Quetta, donde el ejército lucha desde hace una década contra los insurgentes, a menos de 100 km de la frontera afgana. Inicialmente se había informado que el ataque al hotel registró cuatro muertos.

El primer ministro Imran Khan denunció el “ataque terrorista cobarde”. Dijo a través de Twitter que el país ha hecho “grandes sacrificios para la derrota del terrorismo y no permitiremos que resurja este azote”.

Quetta está en la provincia de Baluchistán, donde los grupos Talibán paquistaní y Estado Islámico también tienen presencia allí.

«Fue un ataque suicida, en el que se utilizaron 60 a 80 kilos de explosivos. El kamikaze hizo estallar el automóvil desde el interior» declaró el ministro paquistaní del Interior, Sheikh Rashid Ahmed, en rueda de prensa.

Agregó que «cinco personas murieron y 11 resultaron heridas, de ellos solamente dos de forma grave», esto mientras la policía reportó que integrantes del personal del hotel y responsables de seguridad figuran entre las personas muertas.

«El kamikaze golpeó a los responsables de la seguridad exactamente tal como estaba previsto» declaró en un comunicado un portavoz del Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), los talibanes paquistaníes.

China condena el atentado

En tanto, China «condenó con vehemencia» el atentado cometido en Pakistán en el hotel donde se alojaba el embajador chino

El portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, lo calificó de «ataque terrorista» y precisó que el embajador no se encontraba en el hotel en el momento del atentado.

Gu Wenliang, consejero agrícola de la embajada china en Pakistán, afirmó al diario Global Times que la bomba había explotado diez minutos antes de la hora prevista del retorno del embajador.

¿Quiénes son los responsables del atentado y en qué contexto se dio?

El Baluchistán es una provincia pobre a pesar de los importantes recursos naturales que tiene, y es escenario de violencias étnicas, sectarias y separatistas. Es rica en hidrocarburos y en minerales, pero su población se queja de estar marginada y expoliada de estos recursos naturales.

En estos últimos años, la insurrección ha sido especialmente virulenta, con la presencia de grupos yihadistas y una rebelión separatista.

Al inicio de los años 2010, el TTP llevó a cabo varios sangrientos atentados en las grandes ciudades paquistaníes, desde su bastión en las zonas tribales en el noroeste del país, que alberga también a otros grupos yihadistas, entre ellos Al Qaida

Pero una gran operación militar lanzada en 2014 permitió destruir la estructura de mando del TTP, lo que provocó una clara mejora de la situación en todo el país.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir