El título de Copa del Rey, y sobre todo la manera en la que se ganó la final ante el Athletic Club, fueron serotonina para un Barcelona que ante el Getafe mostró una versión alegre que le duró 65 minutos, suficientes para vencer por 5-2 y seguir dependiendo de sí mismo para alcanzar el doblete.

Como ya prometió Ronald Koeman y como recomendaría cualquier maestro de la meditación, los azulgranas se centraron en el presente, la Liga, y durante el partido pareció que no hubiesen escuchado hablar nunca de una tal Superliga a pesar de que los azulones aparecieron con un camiseta negra con el lema ‘Gánatelo’ y el escudo de la Liga de Campeones.

Los goles los pusieron para el Barcelona dos veces Leo Messi, Ronald Araujo, Antoine Griezmann de penalti y Sofian Chakla en propia portería. Enes Ünal desde el punto de penalti y Clément Lenglet también en forma de autogol hicieron los tantos del honor para el Getafe.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir