¿Dormir muy poco podría aumentar sus posibilidades de desarrollar demencia? Durante años, los investigadores han reflexionado sobre esta y otras preguntas sobre cómo el sueño se relaciona con el deterioro cognitivo. Las respuestas han sido difíciles de alcanzar porque es difícil saber si la falta de sueño es un síntoma de los cambios cerebrales que subyacen a la demencia,o si realmente puede ayudar a causar esos cambios.

Un gran estudio nuevo informa algunos de los hallazgos más persuasivos hasta ahora para sugerir que las personas que no duermen lo suficiente entre los 50 y 60 años pueden tener más probabilidades de desarrollar demencia cuando sean mayores.

La investigación, publicada el martes en la revista Nature Communications,tiene limitaciones pero también varias fortalezas. Siguió a casi 8.000 personas en Gran Bretaña durante unos 25 años, comenzando cuando tenían 50 años. Encontró que quienes reportaron dormir seis horas o menos en una noche promedio entre semana tenían aproximadamente un 30 por ciento más de probabilidades que las personas que dormían siete horas regularmente (definido como sueño “normal” en el estudio) de ser diagnosticados con demencia casi tres décadas después. .

“Sería realmente poco probable que casi tres décadas antes, este sueño fuera un síntoma de demencia, por lo que es un gran estudio que proporciona evidencia sólida de que el sueño es realmente un factor de riesgo”, manifestó en diálogo con The New York Times la doctora Kristine Yaffe, profesora de neurología y psiquiatría en la Universidad de California, San Francisco, que no participó en el estudio.

Se estima que existen unos 100 tipos de demencias con distintos síntomas, de los cuales uno de los más comunes es la pérdida de memoria (Shutterstock)Se estima que existen unos 100 tipos de demencias con distintos síntomas, de los cuales uno de los más comunes es la pérdida de memoria (Shutterstock)
Se sabe que los cambios cerebrales previos a la demencia, como la acumulación de proteínas asociadas con el Alzheimer, comienzan entre 15 y 20 años antes de que las personas presenten problemas de memoria y pensamiento, por lo que los patrones de sueño dentro de ese período de tiempo podrían considerarse un efecto emergente de la enfermedad. Eso ha planteado “la cuestión del huevo o la gallina de qué viene primero, el problema del sueño o la patología”, sostuvo el doctor Erik Musiek, neurólogo y codirector del Centro de Ritmos Biológicos y Sueño de la Universidad de Washington en St. Louis.

“No sé si este estudio necesariamente sella el trato, pero se acerca porque tiene muchas personas que eran relativamente jóvenes”, dijo. “Existe una posibilidad decente de que estén capturando a personas de mediana edad antes de que tengan patología de la enfermedad de Alzheimer o placas y ovillos en el cerebro”.

Basándose en registros médicos y otros datos de un estudio destacado de funcionarios públicos británicos llamado Whitehall II, que comenzó a mediados de la década de 1980, los investigadores rastrearon cuántas horas 7.959 participantes dijeron que durmieron en informes presentados seis veces entre 1985 y 2016. Al final del estudio, 521 personas habían sido diagnosticadas con demencia a una edad promedio de 77 años.

“El equipo pudo descartar varios comportamientos y características que podrían influir en los patrones de sueño de las personas o en el riesgo de demencia”, expresó la autora del estudio, Séverine Sabia, epidemióloga del Inserm, el centro de investigación de salud pública francés. Entre ellos se incluyen el tabaquismo, el consumo de alcohol, el nivel de actividad física de las personas, el índice de masa corporal, el consumo de frutas y verduras, el nivel educativo, el estado civil y afecciones como hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Existen teorías científicas convincentes sobre por qué dormir muy poco podría exacerbar el riesgo de demencia, especialmente Alzheimer (Shutterstock)Existen teorías científicas convincentes sobre por qué dormir muy poco podría exacerbar el riesgo de demencia, especialmente Alzheimer (Shutterstock)
Para aclarar aún más la relación entre el sueño y la demencia, los investigadores separaron a las personas que tenían enfermedades mentales antes de los 65 años. La depresión se considera un factor de riesgo para la demencia y “los trastornos de salud mental están fuertemente vinculados con los trastornos del sueño”, subrayó Sabia. El análisis del estudio de los participantes sin enfermedades mentales encontró una asociación similar entre los que duermen poco y un mayor riesgo de demencia. La correlación también se mantuvo si las personas tomaban o no medicamentos para dormir y si tenían o no una mutación llamada ApoE4 que hace que las personas sean más propensas a desarrollar Alzheimer.

“El estudio encontró una asociación modesta, pero yo diría algo importante, de sueño corto y riesgo de demencia”, indicó Pamela Lutsey, profesora asociada de epidemiología y salud comunitaria en la Universidad de Minnesota. “El sueño breve es muy común y, por eso, incluso si se asocia modestamente con el riesgo de demencia, puede ser importante a nivel social. El sueño breve es algo sobre lo que tenemos control, algo que podemos cambiar”.

Aún así, al igual que con otras investigaciones en esta área, el estudio tenía limitaciones que le impiden probar que un sueño inadecuado puede ayudar a causar demencia. La mayoría de los datos del sueño fueron autoinformados, una medida subjetiva que no siempre es precisa, dijeron los expertos.

“Siempre es difícil saber qué concluir de este tipo de estudios”, escribió Robert Howard, profesor de psiquiatría de la tercera edad en el University College de Londres, uno de los varios expertos que enviaron comentarios sobre el estudio a Nature Communications.

Existen teorías científicas convincentes sobre por qué dormir muy poco podría exacerbar el riesgo de demencia, especialmente Alzheimer. Los estudios han encontrado que los niveles de amiloide en el líquido cefalorraquídeo, una proteína que se acumula en placas en la enfermedad de Alzheimer, “aumentan si se priva a las personas del sueño”, destacó Musiek. Otros estudios de amiloide y otra proteína del Alzheimer, tau, sugieren que “el sueño es importante para eliminar las proteínas del cerebro o limitar la producción”, dijo.

Para Lutsey, dormir muy poco también podría funcionar indirectamente, alimentando condiciones que son factores de riesgo de demencia conocidos. “Piense en alguien que se queda despierto hasta muy tarde y toma bocadillos, o porque duerme muy poco, tiene poca motivación para la actividad física”, advirtió la especialista. “Eso podría predisponerlos a la obesidad y luego a cosas como la diabetes y la hipertensión que se han relacionado de manera bastante sólida con el riesgo de demencia”.

Los expertos advierten que también es posible que la relación sueño-demencia sea “bidireccional”, y que el sueño deficiente alimente la demencia, lo que reduce aún más el sueño, lo que empeora la demencia (Shutterstock)Los expertos advierten que también es posible que la relación sueño-demencia sea “bidireccional”, y que el sueño deficiente alimente la demencia, lo que reduce aún más el sueño, lo que empeora la demencia (Shutterstock)
Otra teoría es “un vínculo genético compartido”, aseveró Yaffe, “vías o perfiles genéticos que acompañan tanto a un sueño más corto como a un mayor riesgo de Alzheimer”. Ella y otros dijeron que también es posible que la relación sueño-demencia sea “bidireccional”, y que el sueño deficiente alimente la demencia, lo que reduce aún más el sueño, lo que empeora la demencia.
Los expertos parecen estar de acuerdo en que investigar la conexión entre el sueño y la demencia es un desafío y que los estudios anteriores a veces han arrojado resultados confusos. En algunos estudios, por ejemplo, las personas que duermen demasiado (por lo general, nueve horas o más) parecen tener un mayor riesgo de demencia, pero varios de esos estudios eran más pequeños o tenían participantes de mayor edad, dijeron los expertos. En el nuevo estudio, los resultados insinuaron un mayor riesgo para las personas que duermen mucho(definido como ocho horas o más porque no había suficientes personas que duermen nueve horas), pero la asociación no fue estadísticamente significativa. Los expertos dijeron que no podían pensar en explicaciones científicas de por qué el sueño prolongado aumentaría el riesgo de demencia y que podría reflejar otra condición de salud subyacente.
El nuevo estudio también examinó si el sueño de las personas cambiaba con el tiempo. Parecía haber un riesgo ligeramente mayor de demencia en las personas que cambiaron de un sueño corto a uno normal, un patrón que los expertos creen que puede reflejar que durmieron muy poco a los 50 años y necesitaron dormir más más tarde debido a que desarrollaron demencia.
Entonces, si el sueño corto es el culpable, ¿cómo pueden las personas obtener más? “En general, las pastillas para dormir y muchas otras cosas no te dan un sueño tan profundo”, advirtió Yaffe. Y “realmente queremos dormir profundamente porque ese parece ser el momento en que las cosas se aclaran y es más reparador”. Según la especialista, “las siestas están bien para recuperar el sueño perdido, pero dormir bien por la noche debería hacer que las siestas sean innecesarias. Las personas con trastornos del sueño o apnea deben consultar a especialistas en sueño”.
Para otros, tener un horario de sueño regular, evitar la cafeína y el alcohol antes de acostarse y quitar los teléfonos y las computadoras del dormitorio son algunas de las pautas de “higiene del sueño” de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).
Pero gran parte del sueño sigue siendo desconcertante. El nuevo estudio “proporciona una evidencia bastante sólida de que el sueño es importante en la mediana edad”, dijo Musiek. Y concluyó: “Pero todavía tenemos mucho que aprender sobre eso y cómo ocurre realmente la relación en las personas y qué hacer al respecto”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Infobae

 

Compartir