El presidente Andrés Manuel López Obrador recibió la primera dosis de la vacuna contra covid-19 de AstraZeneca durante La Mañanera en Palacio Nacional.  “No duele, y además nos ayuda mucho, nos protege a todos y hago de nuevo un llamado a los adultos mayores que todavía no se vacunan a que lo hagan”, dijo tras recibir el antígeno. Se vacunó en su conferencia matutina para generar confianza entre los adultos mayores que dudan en aplicarse la dosis: «estando aquí se va a dar a conocer que yo me vacuno que no va a pasar nada, que todos estamos cuidándonos pendientes, es importante la vacuna, sí protege».

Una brigada de médicos militares fue la encargada de aplicar la dosis de AstraZeneca en el Salón Tesorería, en presencia de las autoridades de salud, los medios de comunicación y el secretario de la Defensa. Tras ser inoculado, el presidente aseguró que “no hay ningún riesgo” en recibir la dosis, pero resaltó la importancia de seguir las instrucciones de los médicos. Por ello, permanecerá en observación durante 30 minutos, con el fin de supervisar que no existan complicaciones. Una enfermera le advirtió de las posibles reacciones adversas a la vacuna y se le pidió media hora de vigilancia médica. “Me voy a vacunar aquí frente a ustedes y además para que lo puedan apreciar en todo el país los que así lo deseen, me voy a vacunar porque quiero hacer una convocatoria, un llamamiento a todos los adultos mayores, los que se están quedando sin aplicarse la vacuna”, declaró.

​“Estaba viendo que me la colocaron en el mismo brazo donde tengo la marca de cuando estábamos niños, que nos vacunaban, entonces no pasa nada, absolutamente”, destacó. La vacunación del presidente se dio al cierre de la conferencia mañanera, con la finalidad de que se mantuviera en observación por media hora y descartar cualquier reacción adversa al biológico. Previo a la vacunación señaló que su vacunación era para convocar a los adultos mayores que no se han aplicado la vacuna, aunque dejó en claro que cada quien es libre de decidir cómo protegerse. El mandatario había anunciado que se aplicaría la dosis de AstraZeneca al ser ésta la vacuna que se aplicó en la alcaldía Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, pues es la que le corresponde al residir en Palacio Nacional.

El 31 de marzo dijo que los doctores que lo atendieron cuando se contagió del nuevo coronavirus le recomendaron que esperara para la vacuna «porque tenía anticuerpos suficientes, pero ha pasado un tiempo».

«Me sacaron sangre para ver cuántos anticuerpos tengo, no hay problema, pero recomiendan que sí me tengo que vacunar», apuntó. El presidente se suma a los pocos integrantes del gabinete que ya recibieron la vacuna, entre los que se encuentran la secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir