Con un mayor nivel de refinación previsto para alcanzar un millón de barriles diario en el país, se producirá mayores niveles de combustóleo y de emisiones de contaminantes en detrimento de la salud pública, en consecuencia, México incumplirá su compromiso en el Acuerdo de París, consideró Daniel Chacón, miembro fundador y director de Energía de la Iniciativa Climática de México(ICM).

Se estima que México producirá 300 mil barriles de combustóleo, aunque incluso Petróleos Mexicanos (Pemex) ha pronosticado la meta de alcanzar 1.5 millones de barriles diarios de refinados, lo que implicará la producción de más de 500 mil barriles de combustóleo.

En una reunión sobre México rumbo a la Cumbre de Líderes sobre el Clima, el especialista refirió que en 2020 se alcanzaron 584 mil barriles de refinados; no obstante, la refinación ha declinado por las malas condiciones de las refinerías.

Las refinerías mexicanas no tienen ni las capacidades, ni para fraccionar el combustóleo, ni para tratar todo el azufre, incluso si se llega a cumplir la meta de refinar 2 millones de barriles diarios de crudo, se tendrían un aproximado de 600 mil barriles diarios de combustóleo que procesar. La única opción para el uso del combustóleo sería ocuparlo en termoeléctricas.

No vamos a cumplir con el Acuerdo de París, apuntó, y expuso que se observa una parálisis en el crecimiento de renovables si las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica progresan, una cantidad de inversiones frustradas y por lo tanto no habrá ni dinero, ni derrama económica.

Inversión en energía renovable ya no crecerá

La erosión de las renovables actuales, el parque actual ya no va a crecer, al contrario, va a decrecer porque cualquier inversión necesita mantenimiento, que se le meta dinero y que se acreciente.

En consecuencia, habrá afectaciones fuertes y graves a la salud pública por dióxido de azufre en partículas. El especialista destacó que los niveles de emisiones de la Refinería Tula trasgreden los límites impuestos por la normatividad mexicana, se trata de afectaciones a la salud pública en medidas considerables porque los resultados de la modelación que se ha hecho en Tula es que los vecinos están sujetos constantemente a un alto nivel de dióxido de azufre.

Stephan Brodziak, en representación de El Poder del Consumidor, comentó que en 2015 se pudieron evitar 14 mil 666 muertes prematuras con la premisa de que se hubiera tenido niveles de pm 2.5 dentro del límite de salud recomendado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 15 ciudades mexicanas (10 micrómetros/metro cúbico).

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir