El gobierno de México abrirá 17 campamentos en la frontera sur de Tabasco y Chiapas, los cuales serán operados por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF), para atender el incremento de migrantes centroamericanos, principalmente menores de edad, que llegan a México para posteriormente trasladarse a Estados Unidos.

Al concluir una reunión de dos horas encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el director del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño, detalló que el INM cederá algunas de sus instalaciones al DIF para aplicar este plan y además podrá ampliarse a cinco albergues más distribuidos en Sonora, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Baja Californiacon lo que se tendrá la capacidad de recibir hasta a 7 mil migrantes menores de edad y en su caso a los adultos que los acompañan.

“Se van a instalar algunos campamentos, se están remozando y el sistema nacional de migración les va a dar algunas instalaciones al DIF (…) En los puntos fronterizos. Son 17, en Chiapas y Tabasco.En el norte también se van a instalar los albergues del INM que van a ser cedidos al DIF nacional estatal y municipal”, dijo Garduño.

Explicó que actualmente hay alrededor de tres mil lugares ocupados en estas nuevas instalaciones.

Agregó que actualmente se tienen registrados en territorio nacional 5 mil 300 menores migrantes, pero el problema es más grave ya que cada uno de ellos viene acompañado por al menos cinco personas, lo que significa un total de 24 mil personas que están en México de manera irregular.

Aún así, no se contempla que el país sea rebasado y se genere una crisis migratoria.

“México ha sido pionero en el refugio en el mundo hasta donde las posibilidades del país lo permitan y las leyes lo señalen”, remarcó.

Dijo que a la par de las acciones humanitarias, se reforzará la seguridad en los caminos para frenar a las bandas de traficantes y aplicarán extinción de dominio a los vehículos de estos grupos.

Tren Maya ayudará a frenar migración: Fonatur

A su vez, el director de Fondo Nacional de Fomento al Turismo es la institución (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, informó que el Tren Maya se suma a la estrategia para frenar la migración y ya está hablando con las empresas contratistas para abrir la posibilidad de contratar a centroamericanos.

Aunque no se tiene una cifra estimada de empleos, explicó que es parte del plan para mejorar las condiciones de este grupo vulnerable.

“Estamos viendo, tratando de convencer a las empresas que ayuden lo más que puedan. Es un plan que se puede ir armando. Se planteó un problema, habrá reuniones a futuro para irlo instrumentando”, remarcó.

Sector salud dará atención a migrantes: Zoé Robledo

En tanto, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, detalló que fortalecerán en la frontera sur el trabajo del sector salud para dar atención a la población migrante.

Aseguró que hasta ahora no se ha detectado que el flujo migratorio sea un vector de contagio de covid-19.

“Tenemos nosotros una estrategia desde hace mucho tiempo, en lo que va del año pasado y este hemos otorgado cerca de 56 mil consultas médicas, se hacen también mucho diagnóstico para muchas veces mujeres embarazadas, por ejemplo, Entonces lo que se está planteando es fortalecer esa estrategia”, destacó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir