A partir de que se publique en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la autorización para que las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocidas como fintech, puedan operar, y se encuentren inscritas en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES), los usuarios de estas empresas podrán estar protegidos y serán defendidos por la Condusef.

El término fintech abarca no solamente a las instituciones serán reguladas por la ley, pues también se refiere en general a cualquier innovación tecnológica aplicada al campo de las finanzas. En México están reguladas y supervisadas las Instituciones de Financiamiento Colectivo (Crowdfunding), aquellas que a través de una plataforma pone en contacto a inversionistas con solicitantes.

Además de las Instituciones de Fondo de Pago Electrónico (Wallets o Monederos Electrónicos). Estos pueden utilizarse para realizar compras, pagos, envíos de dinero de manera digital a diversos destinatarios y realizar domiciliaciones de tus servicios, por ejemplo: telefonía, luz y agua.

Las fintech buscan ofrecer sus servicios mediante plataformas digitales tales como páginas web, aplicaciones móviles y redes sociales, lo que significa que se puede tener acceso de manera eficiente, ágil y cómoda. Sin embargo, esto implica que se debe tener más cuidado con quién se contrata y analizar las posibles opciones, es decir, será conveniente hacer un ejercicio de comparación y exploración de opciones, que la información sea clara y suficiente, que muestren las condiciones de contratación, si cobran comisiones, indicó la Condusef.

Las fintech que operan bajo la ley, son reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), mientras que las operaciones realizadas con las Instituciones de Tecnología Financiera no se encuentran garantizadas por el Gobierno Federal o por el Banco de México. “Tampoco las operaciones con monedas virtuales, las cuales serán bajo tu propio riesgo”, indicó el organismo defensor.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir