Aun cuando públicamente ha reiterado su desconfianza hacia al Instituto Nacional Electoral (INE) porque «permitió que le robarán la presidencia en el 2006», el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no está a favor de su desaparición.

Para el titular del Ejecutivo federal, lo que hace falta es profesionalizar al árbitro de las elecciones en el país y que sea incorruptible.

«Descartada la desaparición del INE, porque se requiere un organismo para la organización de las elecciones, eso es imprescindible en cualquier país del mundo, lo que hay que buscar es que sea un organismo profesional, imparcial, recto, incorruptible, no sometido al poder, al servicio de los ciudadanos, completamente democrático, eso es lo que se busca», aclaró.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir