Ciudad de México.

Para la marca del corbatín, era muy importante cubrir el hueco que había dentro de su portafolio de opciones en el segmento, especialmente tratándose del más competido en el mercado, donde la mayoría de las marcas ofrecen alternativas que hacen más aguerrida esta lucha por conquistar a quienes gustan de los SUVs.

Existía un espacio en la oferta de su catálogo entre Tracker y Equinox, de los cuales, el primero ha sido el más reciente lanzamiento con muy buena aceptación, y un aspecto que conjuga perfecto con el nuevo lenguaje de la marca. Ahora con Captiva 2022, no ocurre exactamente lo mismo en términos de diseño.

A pesar de presentar un aspecto agresivo y elegante, a diferencia de Tracker que apunta a la deportividad y diversión, o Equinox que se enfoca en algo más refinado; es Captiva quien trae una nueva propuesta de formas que hereda más de su origen asiático, que de la identidad de Chevrolet que se puede ver en casi el resto de sus vehículos.

Captiva es una nomenclatura que ya conocíamos en México, producto de la estrategia que antiguamente existía entre la estadunidense General Motors y la alemana OPEL; ahora Captiva 2022 es producida en China, por la sociedad entre SAIC Motors y General Motors.

En su interior se aprecia algo diferente a sus hermanos, pero de muy buen gusto; lo primero que resalta al abordar, es la pantalla táctil para el sistema de infoentretenimiento de 10.25”, que inteligentemente está orientada de manera vertical, asunto que da una impresión de mayor tamaño.

El ambiente gráfico no corresponde al que la marca equipa en todos sus productos, que se caracterizan por ser muy intuitivos y fáciles de operar, pero Captiva lo consigue bien siendo amigable con el usuario. Es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, y se enlaza fácilmente a través de bluetooth, además se comunica con los mandos al volante. Es especialmente sobresaliente que ofrezca 5 puertos usb, pensando inclusive en la última fila de asientos, algo no muy común.

La versión de entrada es para 5 pasajeros, pero la intermedia y tope de gama LT y Premier respectivamente, llevan una tercera fila, para poder llevar hasta 7 pasajeros.

El sonido no es sobresaliente, pero cumple bien en la versión que probamos, con 4 bocinas y 2 tweeters. El aire acondicionado automático trabaja muy bien al contar con ventilas para las plazas traseras. Cuenta también con control crucero al volante, espejos laterales eléctricos y elevadores de un solo toque para las ventanillas.

Aunque para el conductor ofrece ajuste del asiento en 6 posiciones, el volante solamente es ajustable en altura, pero no en profundidad. En resumen, ofrece para todos sus ocupantes un muy buen nivel de confort en el habitáculo.

Al exterior es de reconocerse que equipa una muy singular luz diurna LED en todas las versiones, rines de 18”, faros de niebla delanteros y traseros, pero los faros son de halógeno, asunto que desentona con la tecnología del cuadro lumínico diurno. También porta luz LED en direccionales para espejos laterales.

Es impulsada por un motor 4 cil, 1.5 Lt turbo, que consigue una potencia de 144 hp@5,200 rpm y con torque de 184 lb-pie@1,600 rpm. Es importante resaltar que ese buen torque a bajas revoluciones compensa bastante bien el hecho de que el motor está acoplado a una caja CVT, situación que a pesar de no comunicar deportividad en el manejo al no entregar una aceleración explosiva, sino progresiva, no parece costarle trabajo desarrollar velocidad, incluso en pendientes de subida en tramos carreteros.

Con una dirección electroasistida con buen grado de rigidez, y una suspensión delantera tipo McPherson y trasera de brazo de torsión, otorga una sensación de marcha puramente orientada al confort; este SUV se encarga de no transmitir al interior las irregularidades del camino gracias a un andar muy suave, situación que debe ser considerada por quien lleva las manos al volante en viajes en autopista, porque en curvas se percibe con un ligero sobre balanceo, ya que es un vehículo familiar, más no deportivo.

El depósito de combustible es de 52 Lt, y presume un rendimiento en rangos que van de 12.2 km/Lt en ciudad, hasta 19.4 km/Lt en carretera, quedando en un combinado de hasta 15 km/Lt.

Finalmente pero no menos importante, en el departamento de seguridad, lleva ABS y EBD en las 4 ruedas, control de estabilidad, asistente en pendientes, cámara de reversa y sensores de estacionamiento traseros y delanteros. A pesar de contar con columna de dirección colapsable, únicamente ofrece 4 bolsas de aire, que no son poca cosa; sin embargo, tratándose de un vehículo familiar, sería bueno contar con dos bolsas tipo cortina para la segunda fila de asientos.

En términos generales, un producto con una buena relación costo beneficio. Arranca en $424,900 MXN y llega hasta $463,900 MXN.

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

 

Compartir