La Iglesia católica advirtió que ni la prisa ni la urgencia son buenas consejeras cuando se trata de la educación básica de las futuras generaciones de mexicanos.
En medio de la polémica surgida por el desaseado proceso para renovar los contenidos de los libros de texto gratuitos entre la Secretaría de Educación Pública y los expertos convocados, la Arquidiócesis Primada de México alertó a la sociedad, principalmente a madres y padres de familia a mantenerse alertas para impedir manipulaciones ideológicas por parte del estado mexicano.
Por ello, ni la prisa ni la urgencia son buenas consejeras cuando se trata de revisar libros de texto. Tanto la prisa como la urgencia nos llevan a procesos sin metodología ni orden, y despiertan sospechas sobre una posible manipulación ideológica, que traería de regreso un adoctrinamiento de parte del Estado hacia los niños mexicanos. Esta cuestión ha sido intentada en el pasado y fue rechazada por la sociedad, específicamente por los padres de familia, que tienen el derecho de decidir, junto con las autoridades educativas, sobre la formación de sus hijos».
El llamado a mantenerse atentos de la renovación de los contenidos en los libros de texto fue emitido este domingo en el semanario católico Desde la Fe, el cual en su editorial consideró que «sería muy lamentable volver a caer en la imposición de una corriente de pensamiento o posición política desde las instituciones educativas».
Para la iglesia católica, los libros de texto deben ser resultado de un genuino y auténtico diálogo que contribuya a la formación de niños y niñas mexicanos que conozcan y amen su país, y que tengan valores para forjar un mejor futuro pero a partir de que estén bien informados, desideologizados.
De esta manera, se abundó en el mensaje dominical, se ayudará reconstruir el tejido social de manera integral y articulada.
La tarea de revisar libros de texto requiere cocinarse lentamente porque es crucial para el desarrollo educativo del país; y por ello, es fundamental realizar procesos objetivos, apegados a criterios y principios pedagógicos, blindados y libres de cualquier ideología, encaminados a la verdad y al aprendizaje. Los contenidos deben ser verificables, con fundamentos validados por la ciencia» destacó la publicación de Desde la Fe.
El consenso de los maestros, expertos y padres y madres de familia también se requiere como factor indispensable para revocar los contenidos educativos, principalmente «en temas delicados pero siempre subordinados a la verdad de la realidad, de la ciencia y de los valores universales» recalcó el mensaje de la arquidiócesis.
De esta manera, en este 2021 que se conmemoran los 500 años de la fundación de la Nueva España y 200 años del surgimiento del Estado Mexicano, se puede aprovechar – por ejemplo – para promover la inclusión y enseñanza de la historia real de nuestro país, más allá de confrontaciones.
En los libros de texto se puede también hablar de los hombres y mujeres que, con valentía y convicción, apostaron por la construcción de una realidad social que en su momento trajo muchos frutos a esta tierra. Hombres como Juan de Zumárraga o Vasco de Quiroga, que promovieron los derechos humanos, mucho antes de que existiese una Declaración Universal» sugirió el editorial.
Otro ejemplo –citó el editorial– es el de exploradores como Andrés de Urdaneta, quien desde México partió para aportar al mundo entero rutas de recorrido marítimas desde Asia hasta América.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir