En los últimos meses las criptomonedas han crecido en popularidad y valor. No sólo el bitcoin, que es la más conocida, sino también el dogecoin, la moneda virtual basada en el meme de un “lomito” de raza shiba inu. En una semana se elevó un 600%.

La criptodivisa, que en algún momento de la semana pasada costaba 0.43 dólares por unidad, aumentó su capitalización hasta 55 mil millones de dólares, lo que le ha permitido irrumpir en el ‘top 5’ de las criptomonedas por su valor de mercado.

Según CoinGecko.com, dogecoin es ahora la séptima criptomoneda más grande en términos de capitalización de mercado, pero muy por detrás del Bitcoin número uno, que ahora tiene una capitalización de mercado de más de 1.1 billones de dólares.

¿Cuándo surgió?

Nació en 2013 como una broma para burlarse de otras criptomonedas, pero se ha revalorizado en más de un 8 mil  por ciento en lo que va de año. Muchos analistas aseguran que el crecimiento vertiginoso es porque el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk mostró su simpatía por la criptomoneda.

Musk, cuya compañía invirtió 1.500 millones de dólares en el bitcóin y que anunció la aceptación de pagos en la moneda principal para coches eléctricos Tesla, dijo que el dogecoin es su moneda favorita, pero en diversos foros aseguran que este tipo de declaraciones no deben tomarse en serio.

Los riesgos de “invertir”

Nic Carter, cofundador de Castle Island Ventures, describe el dogecoin como un «vehículo de especulaciones» y advierte que muchos inversores minoristas «van a perder dinero con él». El analista de la plataforma de inversiones británica Freetrade, David Kimberley, «el dogecoin es un ejemplo clásico de la teoría de más tonto. La gente no está comprando la criptomoneda pensando que tiene algún valor significativo, sino por esperar que otros se unan, impulsen el precio y entonces ellos vendan todo y hagan dinero rápido», aseguró.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

 

Compartir