La policía rural de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF) anunció que 31 niños se integraron a ese cuerpo de protección ante la incapacidad del gobierno federal de brindarle protección a las zonas indígenas de Guerrero.

Los menores de edad, con edades que oscilan entre los 6 a 11 años, se integraron a la policía de Ayahualtenpa, municipio de José Joaquín de Herrera, en la Montaña Baja, para defender a su comunidad de los grupos criminales que azotan la región.

El evento de integración se realizó en una asamblea comunitaria que aprobó la integración de los menores a la estructura de la CRAC-PF.

Uno de los menores tomó la palabra para declarar a los tres niveles de gobierno y a la opinión pública que ya llevan varios meses trabajando en la zona.

“Estamos aquí para exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador, que nos acusó de ser delincuentes, y le volvemos recordar que no; somos niños comunitarios y apoyamos en el resguardo de nuestra comunidad nahua. Una vez más exigimos que apoye a nueve viudas, a 14 huérfanos y a 34 indígenas desplazados de la comunidad de Acotapaxtlán, por culpa del grupo delictivo “Los Ardillos”. Ya basta de tanta delincuencia y discriminación a los indígenas de México”.

Al finalizar la ceremonia, los integrantes de la CRAC-PF junto con los nuevos miembros marcharon por el pueblo y gritaron vivas al general Emiliano Zapata y a la policía comunitaria.

Posteriormente, el niño que tomó la palabra en el evento, arengo a sus compañeros a tomar las armas para protegerse debido, dijo, a que no hay leyes que “protejan a los niños huérfanos de México”

“Entonces vamos a responder con fuego a los sicarios. Todos ellos, hijos de la chingada”.

Para oficializar su adhesión, unos 10 niños dispararon sus escopetas al aire, con lo que terminó el evento.

El periódico La Jornada informó que Bernardino Sánchez, integrante de la CRAC-PF explicó que la presentación de los niños “es para llamar la atención al gobierno, que cumpla los acuerdos que hizo con la comunidad”.

“Se comprometió a mandar maestros, pues hasta ahorita, después de 15 meses, no ha aparecido ninguno, entonces los niños están sin escuela, sin estudio y las nueve viudas no han recibido apoyo del gobierno”.

Aseguró que hay 34 desplazados de la comunidad de Acotapaxtlán, que tampoco han recibido atención de las autoridades. Detalló que hay muchos compañeros “huérfanos” que han muerto sin que ninguno de los tres niveles de gobierno atienda sus demandas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Eje Central

 

Compartir