La representante del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, Reyna Miguel Santillán, denunció públicamente que ha sido víctima de violencia política de género por parte de sus propios compañeros.

Afirmó que desde el año pasado, cuando tuvo la oportunidad de ser presidenta interina, fue rechazada por su condición de indígena, la trataron mal, fue exhibida y se le señalaba porque supuestamente no sabía lo que hacía y porque “no era competente”.

Incluso, el diputado local César Morales Niño llevó su caso a la tribuna del Congreso, donde la acusó de ser corrupta porque, según, estaba en el padrón de la Secretaría de la Contraloría, cuando que, desde hace cinco años, ya no tiene ninguna actividad.

Por ello inició un procedimiento legal en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para que se revise el caso y se apliquen las leyes ante la situación que vive.

 



 

Compartir