Luego de que la policía capitalina detuvo a Luis David G, quien fue captado golpeando con saña a su esposa, ayer se dio a conocer que es un elemento de la Guardia Nacional.

Sin embargo, tras una investigación y cateo realizados por la Policía de Investigación en su domicilio para complementar una carpeta de investigación que le imputa violencia de género, su pareja desistió en acusarlo penalmente, informaron fuentes judiciales.

Al ser detenido, el sujeto de 27 años fue sorprendido con droga, un arma de fuego calibre .380 y una identificación de la GN con fecha de vigencia de febrero de este año.

La dependencia federal a través de su cuenta de Twitter, identificó al agresor y señaló que se inició un procedimiento administrativo, además de colaborar en la investigación con las autoridades de la ciudad.

“Reprobamos cualquier acción que atente contra la integridad de las personas, máxime cuando se trata de una mujer. Por ello, la Unidad de Asuntos Internos inició un procedimiento administrativo en contra del presunto responsable”, se detalló en el mensaje de Twitter.

Fue identificado como suboficial adscrito a la Dirección General Antidrogas.

“La mujer que es golpeada en repetidas ocasiones como se aprecia en el video es su esposa, al ser citada por el Ministerio Público para que declarara por estos hechos, ella no quiso imputar ningún delito”, comentó una fuente que participó en la investigación.

Sin embargo, el Ministerio Público tiene pruebas suficientes para consignar ante un reclusorio por la portación de arma y la droga que le fue encontrada en el momento de su detención.

Luis David G. habría arrojado de su auto, golpeado y por momentos estrangulado a su esposa en Calzada de las Bombas, en la alcaldía Coyoacán, habría sido por un reclamo que ella le hizo.

De acuerdo con las primeras declaraciones del agresor ella le revisó el teléfono y le reprochó que tenía mensajes de otra mujer.

Señaló que ese día se encontraban en un bar y ahí discutieron, en el camino él comenzó a agredirla hasta que se detuvo en Calzada de las Bombas, donde una cámara captó la golpiza.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir