La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad una reforma a la Ley Federal del Derecho de Autor para proteger las obras creadas por pueblos y comunidades indígenas ante los plagios por parte de marcas comerciales, principalmente extranjeras.

Avalado con 441 votos, el dictamen plantea garantizar la protección intelectual y colectiva de los pueblos originarios sobre la creación de sus diseños.

Entre las obras objeto de protección de la ley se enlistan ahora “las creadas por pueblos y comunidades indígenas, mismas que han sido transmitidas por generaciones y que reflejan los significados sus valores de su cultura, religión y modo de vida y que, por sus características colectivas, no es posible atribuir a cada uno de ellos un derecho distinto e indiviso sobre las creaciones”.

El proyecto de ley fue turnado al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

El presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer, subrayó que en México son reconocidos 70 pueblos originarios, los cuales han aportado al enriquecimiento cultural del país a través de sus costumbres y tradiciones.

Al fundamentar el dictamen, el legislador morenista detalló que dicha contribución se expresa en pinturas, diseños textiles, esculturas o cualquier forma de expresión que les da sentido de identidad y cuentan con un valor estético o histórico para la nación.

Sergio Mayer, diputado por Morena y presidente de la Comisión de Cultura. (Especial)

Acusó que, desde hace algunos años, diversas marcas internacionales han comercializado los diseños originales de los pueblos originarios de diversas regiones del país, sin la debida autorización de las comunidades ni de sus creadores. Los creadores no han recibido ningún tipo de beneficio económico de los diseños a nivel individual, ni colectivo, dijo.

“Esta problemática se explica por la falta de un marco jurídico sólido que les dé certeza a los pueblos originarios sobre sus derechos de propiedad intelectual”, agregó.

Mayer sostuvo por ello que la Comisión de Cultura ha trabajado para eliminar los abusos de la utilización de los diseños originarios de los pueblos indígenas con fines de explotación comercial.

“No solamente se trata de modificaciones sustantivas a la Ley Federal de Derechos de Autor, sino de un tema de justicia social y seguir sentando las bases jurídicas que le den pleno ejercicio de sus derechos a los pueblos originarios”, remarcó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir