El comercio informal no acató el “Miércoles sin ambulantes” en la capital oaxaqueña e instaló sus puestos en el andador turístico Macedonio Alcalá, la Alameda de León y el Zócalo.

Además, permanecieron en calles aledañas al corazón de la ciudad, en donde realizaron sus actividades como cualquier otro día de la semana.

Algunos vendedores indicaron que están aprovechando que los turistas aún visitan la capital oaxaqueña, para poder tener algunos ingresos extra que les apoyen a superar las dificultades económicas que tienen.

También mencionaron que ante las condiciones difíciles, no detendrán actividades, pues de otra forma no van a poder salir adelante ante los problemas que ha impuesto la pandemia de la covid-19.

 



 

Compartir