Un desfile histórico de 22 momias de faraones del Antiguo Egipto, entre los cuales Ramsés II, condujo solemnemente este sábado a esos legendarios reyes y reinas hasta su nueva morada, el Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC).

Bajo una alta vigilancia policial, el «Desfile Dorado» de los faraones, a bordo de vehículos que imitaban los carros funerarios de la época, cruzó en unos 30 minutos los siete kilómetros que separan la plaza Tahrir, donde se encuentra el museo de El Cairo, y el nuevo hogar real, el NMEC.

Los vehículos blindados tuvieron decoración faraónica, acompañados por guardas a caballo y sacerdotes como en la antigüedad. (AP)

Tanto la plaza Tahrir, recientemente decorada con un obelisco antiguo y cuatro esfinges con cabeza de cabra, como sus alrededores fueron cerrados «a vehículos y peatones», según el ministerio del Interior. A su llegada, los reyes y reinas fueron recibidos con 21 cañonazos por el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi.

Los egipcios tuvieron que seguir a través de la televisión estatal el desfile de los 18 reyes y cuatro reinas, que contó con una ceremonia de apertura cuidadosamente coreografiada. Además de por televisión fue transmitido en directo por Twitter, con la etiqueta en árabe #ConvoyDeLasMomiasReales, y se convirtió en tendencia a nivel mundial.

Las momias pasaron por la renombrada plaza Tahrir, decorada con estandartes e iluminada con antorchas y luces de colores. (AFP)

«Este grandioso espectáculo es una prueba más de la grandeza […] de una civilización única que llega hasta las profundidades de la historia», declaró en Twitter el presidente egipcio.

En orden cronológico, el faraón Seqenenre Taa (siglo XVI a.n.e), apodado «El valiente», abrió el cortejo, cerrado por Ramsés IX (siglo XII a.n.e). Entre las momias más famosas figuran las de Hatshepsut y Ramsés II.

Las momias fueron trasladadas hasta el Museo de la Civilización Egipcia, ubicado al sureste de El Cairo. (EFE)

Bañada por una luz azul, la procesión salió del museo centenario, acompañada por extras ataviados con trajes faraónicos, en carros tirados por caballos, al son de los tambores de una banda de música y con música sinfónica de fondo.

Poco antes del comienzo del desfile, el famoso cantante egipcio Mohamed Munirinterpretó una canción compuesta para la ocasión. Varios actores, como los egipcio Ahmed Zaki y Mona Zaki y el tunecino Hend Sabry, recitaron textos sobre la civilización egipcia.

Las momias fueron trasladadas hasta el Museo de la Civilización Egipcia, ubicado al sureste de El Cairo. (EFE)

En total, 60 motos, 150 caballos, 330 extras (estudiantes de deportes), 150 músicos y 150 percusionistas del ministerio de Defensa participaron en el evento, según las autoridades.

El NMEC, que ocupa un gran edificio al sur de El Cairo, inaugurado parcialmente en 2017, abrirá sus puertas el 4 de abril. Pero las momias no serán expuestas al público hasta el 18 de abril.

Las principales calles del centro de la capital egipcia habían sido cerradas al tráfico y la seguridad reforzada en todo el recorrido. (AFP)

Ubicados entre los mejores cuidados

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, que presenció el desfile, afirmó en un comunicado que el traslado de las momias hacia el NMEC era «la culminación de un largo trabajo para conservarlas y exponerlas mejor».

«Ante nuestros ojos desfila la historia de la civilización egipcia», añadió la dirigente de la organización de la ONU, que participó en la creación del NMEC. Descubiertas cerca de Luxor (sur) a partir de 1881, la mayoría de las 22 momias no habían salido de la plaza Tahrir desde principios del siglo XX.

Las frágiles momias fueron transportados en «cápsulas de gas nitrógeno» para protegerlas. (AFP)

Desde la década de 1950, estaban expuestas en una pequeña sala, sin explicaciones museográficas claras. Las momias fueron trasladadas, cada una, dentro de un tanque especial, con el nombre del soberano, y provisto de mecanismos de absorción de los choques, en una envoltura que contiene nitrógeno para conservarlas.

En el NMEC, serán expuestas en cajones más modernos «para un mejor control de la temperatura y la humedad que en el viejo museo», explica Salima Ikram,profesora de Egiptología en la Universidad Americana de El Cairo, especialista en momificación.

El conservador del Mueso agregó que los estudios necesarios para el traslado de las momias empezaron en 2017. (EFE)

Serán presentadas individualmente junto a sus sarcófagos, en un decorado que recuerda a las tumbas subterráneas de los reyes, con una biografía y objetos relacionados con los soberanos.

El temor a la «maldición de los faraones»

Después de años de inestabilidad política vinculada a la revuelta popular de 2011, que asestó un duro golpe al turismo, Egipto busca que los visitantes regresen, en particular promoviendo la cultura. Además del NMEC, Egipto debe inaugurar en pocos meses el Gran Museo Egipcio (GEM) cerca de las Pirámides de Guiza, que albergará colecciones faraónicas.

La mayoría de las momias que fueron trasladadas pertenecen a la XVIII Dinastía (1550-1295 a.n.w) y entre ellas estaba la de la reina Hatshepsut. (AFP)

Según Walid al Batuti, consejero del ministro de Turismo y de Antigüedades, el desfile «muestra que después de miles de años, Egipto conserva un gran respeto por sus dirigentes», declaró a la cadena pública Nile TV International.

El gran desfile, anunciado por las autoridades a través de videos en línea, causó sensación en las redes sociales. Bajo el hashtag en árabe #MaldiciónDeFaraones,muchos internautas asociaron las recientes catástrofes ocurridas en Egipto a una «maldición» que habría sido causada por el desplazamiento de las momias.

Las 22 momias fueron encontradas a finales del siglo XIX en la necrópolis de Deir al Bahari y en el Valle de los Reyes. (AFP)

En una semana, Egipto experimentó el bloqueo del Canal de Suez por un portacontenedores, un accidente de tren que causó 18 muertes en Sohag y el derrumbe de un edificio en El Cairo que provocó la muerte de al menos 25 personas.

La «maldición del faraón» ya había sido evocada en los años 1920 después del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, seguida de las muertes consideradas misteriosas de miembros del equipo de arqueólogos.

Desde Luxor, llegaron a El Cairo recorriendo el Nilo y fueron conservadas y posteriormente expuestas en el Museo Egipcio. (AFP)

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir