Son cientos de personas las que caminan y disfrutan de los atractivos con los que cuenta la ciudad de Oaxaca este sábado de gloria, entre turistas y locales. Con ello, el tema de los contagios se vuelve una mera anécdota, pues aún cuando la entidad acaba de pasar a semáforo amarillo se sabe que el riesgo es inminente.
Aun con la persistencia de la covid-19, las personas pasean, toman aguas frescas en la vía pública o nieves de sabores, para mitigar los efectos del calor.
Al corte del viernes, la entidad acumuló 43 mil 722 casos del nuevo coronavirus. De esta cifra, tres mil 246 personas han perdido la vida a causa de la enfermedad, según cifras de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

Por ello, las autoridades sanitarias han hecho un llamado a pobladores y visitantes a acatar y a mantener las medidas de prevención, con la finalidad de que este periodo vacacional no genere un incremento en los casos y muertes a causa del coronavirus.

 



 

Compartir