Redacción / Iván Castellanos

La directora del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), Cecilia Mingüer, acusó a la mesa directiva de la asociación Amigos del MACO –integrada por José Luis Bustamante del Valle, Rubén Leyva y Mayela Audelo–  de aplicar medidas de hostigamiento y represión a los trabajadores porque no pueden resolver el problema.

Mingüer informó que buscarán la intermediación del gobernador del estado y de funcionarios con sensibilidad para evitar que sigan sucediendo hechos como los de hoy, cuando elementos de la  Policía Auxiliar Bancaria Industrial y Comercial (PABIC) impidieron que, por orden de José Luis Bustamante del Valle, trabajadores del recinto y artistas participantes en  la Expo-Venta Atemporal programada para este día ingresaran a las instalaciones del museo.

A temprana hora de hoy, cuando trabajadores del MACO y los artistas participantes en Atemporal llegaron para iniciar la jornada del día correspondiente, los elementos de la PABIC les negaron la entrada.

Fue hasta que llegó la directora Cecilia Mingüer cuando, después de una negociación en la que esta asumió la responsabilidad del evento, se permitió la entrada a trabajadores y expositores.

Cecilia Mingüer aclaró que ya se encontraba ahí un observador de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO). También señaló que, respecto al tema de la justificación de los presupuestos 2019 y 2020, los documentos correspondientes incluso ya los tenía la DDHPO.

La directora del recinto expuso que esta y otras medidas, como lo que hoy sucedió, constituían ya un hostigamiento y un ejercicio de poder por parte de la asociación Amigos del MACO para cerrar el recinto debido a que esta no ha podido resolver el problema, que incluye la falta de pago por 11 meses de los trabajadores del museo.

Indicó que este hecho lo van a sumar al expediente que tienen con su demanda en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), además del que está ya en la DDHPO.

Lamentó que se presenten este tipo de actitudes por parte de los integrantes de la asociación, pues pareciera, insistió, que intentan cerrar el museo de forma definitiva.

Aclaró que ahora tendrán que redoblar las guardias nocturnas pues temen un desalojo, “parece que este acto fue una represalia por haber iniciado la demanda en la JLCA, en donde se deberá revisar lo que pasa con la finalidad de que se apliquen las leyes”, expuso.

 



 

Compartir