Sergio Pérez desveló cómo logró continuar el GP de Bahrein de F1 después de quedarse parado en la vuelta de formación y Red Bull elogia su destreza.

Checo Pérez provocó que se cancelara el inicio de la carrera después de que su coche se apagase durante la vuelta de formación del GP de Bahrein de la Fórmula 1 2021 y se detuviera por completo instantes después entre las curvas 12 y 13.

Sin potencia, el mexicano no podía comunicarse con su equipo, que envió repetidos mensajes de «comprobación de radio» que no fueron respondidos.

A pesar de su relativa falta de familiaridad con el coche y los sistemas de la unidad de potencia Honda, Pérez pudo recuperar la potencia tras quitar el volante y volver a ponerlo, lo que le permitió volver a escuchar a su muro de boxes.

Pudo ponerse en marcha de nuevo y condujo directamente al pitlane, desde donde el reglamento le obligaba a iniciar la carrera.

A pesar de estar último en la primera vuelta, remontó con una sólida actuación hasta llegar al quinto puesto para sumar valiosos puntos.

Antes de la carrera, el equipo tuvo que sustituir su almacenamiento de energía y los controles electrónicos tras detectar una anomalía en los datos, aunque no está claro si eso contribuyó a su problema.

«No tengo ni idea, en medio de la curva todo se apagó», dijo Pérez cuando se le preguntó sobre lo que había sucedido.

«Estaba a punto de salir del coche y de repente empecé a escuchar a [director deportivo de Red Bull] Jonathan [Wheatley]. Simplemente encendí el coche y seguí adelante».

«Se trataba de recuperar el encendido. No podía oír nada, no podía oír a los ingenieros. Luego volvió, así que estuvo bien».

El ingeniero jefe de Red Bull, Paul Monaghan, dijo que el equipo estaba impresionado por la forma en que Pérez fue capaz de recuperar el coche, a pesar de las difíciles circunstancias.

«Antes de la carrera hubo un pequeño fallo eléctrico», explicó Monaghan. «Nos ocupamos de eso. En las vueltas a la parrilla, no hubo señales de ningún error, el coche se comportó perfectamente».

«En la vuelta de formación empezó a tener algunas dificultades. Hubo un cortocircuito en el coche. Eso hizo que perdiera toda la potencia eléctrica. Checo tuvo la claridad mental, como si su ordenador portátil hubiera fallado, lo apagó y lo volvió a encender».

«El volante volvió a cobrar vida, arranco el motor, entró al pitlane, esperó a que todos los demás formasen la parrilla y salió desde ahí».

«Como suele ocurrir con este tipo de averías intermitentes, el coche luego funcionó sin problemas durante la carrera, por supuesto».

«Lo ha hecho brillantemente, remontó, no se frustró, no perdió la motivación, siguió adelante, avanzó en el pelotón y sumó un montón de puntos para nosotros».

«Gracias a Dios por su claridad mental. No tenía comunicaciones por radio, no podíamos decirle que hiciera el reinicio del encendido y él lo hizo por nosotros».

Monaghan dijo que el equipo tendría que asegurarse de que no vuelva a ocurrir lo mismo: «Tenemos que encontrar algo ahí. Lo analizaremos y veremos qué ha pasado; lo arreglaremos y llegaremos a Imola y esperemos que tenga una carrera más tranquila».

 

Esta nota originalmente se publicó en Motorsport

 

Compartir