Entre posiciones encontradas y pese al manifiesto rechazo de organizaciones como el Movimiento Cannábico Mexicano, las comisiones de Justicia y de Salud de la Cámara de Diputados afinaron los últimos detalles para discutir y votar mañana la nueva Ley Federal para la Regulación de Cannabis, con la intención de someterla a consideración del pleno el próximo martes.

Con modificaciones a 53 de los 64 artículos del proyecto aprobado por el Senado de la República, el dictamen distribuido entre los diputados prevé legalizar el uso lúdico de la mariguana y despenalizar la posesión de hasta 28 gramos para consumo personal, además de autorizar el cultivo de hasta seis plantas para autoconsumo o hasta ocho en caso de que en la vivienda resida más de un consumidor.

Asimismo, plantea dar marcha atrás a la creación del Instituto Mexicano de la Cannabis y dejar al Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic) como órgano rector de la cadena productiva y consumo de mariguana.

Entre las nuevas facultades del Conadic estaría la de autorizar y revocar las licencias de producción, distribución, comercialización y venta final de la mariguana, e incluso la de limitar o prohibir la adquisición, posesión y consumo de cannabis psicoactivo a personas mayores de 18 años y menores de 25, como medida de protección a su salud.

No obstante, activistas del Movimiento Cannábico Mexicano calificaron el contenido del dictamen como una burda simulación, al advertir que los usuarios de la cannabis deberán pedir permiso para ejercer sus derechos y, aun así, “seguiremos siendo considerados como delincuentes”.

“Exigimos a nuestros legisladores congruencia y responsabilidad para legislar sobre la planta de manera eficaz, justa y respetuosa de los derechos de toda la sociedad mexicana”, puntualizaron mediante un pronunciamiento difundido en redes sociales.

Al respecto, la diputada Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, sostuvo que el dictamen no solo mantiene, sino refuerza el carácter punitivo en todo lo relacionado con el cannabis y la criminalización del consumo de cannabis psicoactivo, al sancionar la posesión simple de cannabis, tanto en la Ley General de Salud como en el Código Penal Federal.

Subrayó que el proyecto no da cumplimiento al mandato que la Suprema Corte de Justicia dio al Poder Legislativo, pues no se garantiza una regulación el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

“Lo que el legislativo debe garantizar a las y los usuarios es el cultivo privado, sin fines de comercio, entre adultos que no afecte a terceros”, indicó Tagle.

El dictamen que será discutido y votado en comisiones unidas este lunes reconoce el derecho de las personas mayores de 18 años a consumir cannabis psicoactivo con fines recreativos, siempre y cuando el consumo se realice sin afectar a terceros, especialmente a menores de edad.

Asimismo, considera la posibilidad de constituir asociaciones de cannabis para cultivar y poseer hasta cuatro plantas por socio, sin exceder de 50 en total, para consumo con fines lúdicos.

Establece, sin embargo, sanciones de hasta quince años de prisión a quien trafique o, sin autorización, comercie y suministre cannabis, aun de manera gratuita, cuando la cantidad sea superior a 5.6 kilogramos.

El nuevo ordenamiento prohíbe expresamente el consumo de cannabis y sus derivados por personas menores de dieciocho años, así como en áreas de trabajo o instalaciones escolares públicas o privadas, cualquiera que sea el nivel educativo.

Impide también la venta de cannabis o sus derivados por medio de máquinas de autoservicio, correo, teléfono, internet o cualquier otro medio de venta no personalizado.

Queda igualmente prohibida toda forma de publicidad, promoción o patrocinio del cannabis psicoactivo y proveerla de manera gratuita a cualquier persona, salvo lo establecido para la producción de autoconsumo.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir