Entre música en vivo y muestras de gratitud, transcurrió la noche del martes la ceremonia virtual en la que la disquera Pedro y el Lobo entregó un donativo para la adquisición de instrumentos musicales a la Banda Filarmónica Municipal de San Pedro y San Pablo Ayutla Mixe, de la sierra de Oaxaca.

El acto fue transmitido a través de la página en Facebook de la asociación civil El día después, donde quedaron hermanados, gracias a la tecnología, el municipio oaxaqueño, la Ciudad de México y Londres.

La lingüista y escritora mixe Yásnaya Aguilar condujo la sesión, donde dicha agrupación indígena infantil y juvenil interpretó Sones y jarabes mixes, pieza icónica para el pueblo mixe escrita por Rito Marcelino Rovirosa, y de Las mañanitas, en ocasión de los 10 años del sello discográfico. Desde la capital británica, el músico Simón dedicó una melodía con guitarra a sus pequeños colegas mexicanos.

Los directores de la disquera independiente, Diego Morales y Joaquín García, recordaron que el donativo –cuyo monto no fue dado a conocer– es producto de la venta del álbum conmemorativo de su décimo aniversario, Pedro y el Lobo Presenta, conformado por una selección de 24 piezas grabadas en vivo a lo largo de ese tiempo por músicos internacionales.

A ello se sumó una aportación propia y una campaña de recaudación internacional de dos meses en la que se invitó a públicos de Estados Unidos, Italia, Japón y República Checa, entre otros países, a hacer donativos a partir del equivalente a 100 pesos mexicanos.

La Banda Filarmónica Municipal de San Pedro y San Pablo Ayu-tla Mixe requería la ayuda debido a que en diciembre de 2019 les robaron sus instrumentos.

Los productores aclararon que el suyo es “un proyecto guiado por la colaboración y nuestro amor a la música. No queríamos lanzar ese disco y venderlo como algo de consumo. Nos interesaba encontrar alguna causa que apoyar, y que el disco sirviera para que la gente no sólo escuchara el material, sino que conectara con alguna otra realidad o comunidad”.

El donativo fue agradecido por las autoridades y la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla, aunque con especial entusiasmo por los noveles integrantes de la banda filarmónica.

Representados por la pequeña Daniela Pacheco de Jesús, reconocieron que su institución musical, al igual que todas las de la región, sufren muchas carencias y necesidades. “Por eso, este apoyo que nos brindan nos llena de gratitud y nos obliga a seguir creciendo”.

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

 

Compartir