Los integrantes de la Comisión de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana, que preside el senador emecista Juan Zepeda, desahogaron las comparecencias de los aspirantes a ocupar una vacante en la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción.

Los senadores entrevistaron a los candidatos sobre la importancia de ejercer este cargo honorario, las propuestas para enfrentar los retos y fortalecer al sistema para el combate a la corrupción.

En las comparecencias, Lourdes López Salas sostuvo que, por el contexto de la pandemia generada por el SARS-CoV-2, la ciudadanía reclama transparencia sobre el uso de los recursos públicos destinados a la salud.

Natalia Mendoza Servín dijo que es indispensable una convocatoria colegiada para seleccionar al Comité de Participación Ciudadana, con perfiles idóneos y bajo los principios de imparcialidad, equidad, pluralidad, profesionalismo, competencia por mérito, incluyente y con perspectiva de género.

La aspirante Elizabeth Soria León comentó que se debe cumplir con los cuatro ejes del Plan Nacional de Transparencia: combatir la corrupción y la impunidad, erradicar la arbitrariedad y el abuso del poder, promover mejora de la gestión pública, involucrar a la sociedad y al sector privado en el control de la corrupción.

El aspirante Héctor Esaú Jaramillo mencionó que, para fortalecer a la institución, los tres niveles de gobierno deben tomar en serio al Comité de Participación Ciudadana, como un órgano de colaboración, por ello, las personas que ocupen el cargo deben tener la capacidad de vincular a la sociedad, la iniciativa privada y el gobierno.

En su intervención, Ricardo Cantú Aguillen sugirió incluir, por ley, la participación de las universidades públicas en esta instancia, a fin de contar con un respaldo académico de sus funciones.

Mientras que, Carlos Antonio Vázquez Azuara subrayó que, para la designación de cualquier cargo, es imprescindible garantizar autonomía en los procesos internos de las instituciones, de no hacerlo, acotó, siempre existirá un sesgo en el desempeño de sus funciones.

Andrea Enríquez Perea indicó que su convicción por consolidar de manera real una cultura de la transparencia y rendición de cuentas, así como de un mecanismo institucional para prevenir, detectar y sancionar los actos de corrupción, lograr la transformación de nuestro país y vivir en un México más justo.

Los siete participantes fueron propuestos por instituciones de educación superior y de investigación.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir