La ciudad de Ur, que se cree que fue el hogar del profeta Abraham, tuvo que esperar casi cien años desde que fue descubierta por un arqueólogo británico para recibir la visita de un pontífice y será el papa Francisco quien esta semana oficiará una misa interreligiosa en este lugar histórico.

Ubicada en la provincia de Di Qar, en el sur de Irak, la ciudad que se cree que vio crecer al profeta Abraham data de hace unos 6,000 años, según los historiadores, y es uno de los lugares sagrados más importantes para el cristianismo en la antigua Mesopotamia.

Esta semana, Francisco se convertirá en el primer papa de la historia en visitar Ur y también en el primero en pisar Irak, después de casi dos décadas de guerra e inseguridad.

UNA VISITA POSPUESTA

 

«La histórica visita del Papa de la Ciudad del Vaticano estaba originalmente programada para el año 2000, pero las condiciones que existían en Irak en ese momento lo impidieron», dice a Efe el jefe de medios de la oficina iraquí de dotaciones para cristianos, el padre Martin Hermes, que lamenta tanto retraso.

Según Hermes, Francisco realizará «una peregrinación espiritual a la casa de Abraham en Ur», un yacimiento excavado en 1922 por el arqueólogo e historiador británico Leonard Woolley.

«Woolley descubrió un sitio que se mencionaba religiosamente en la Torá, junto con otros indicios que confirmaban que esta casa pertenecía al profeta Abraham a través de los artefactos sagrados que se encontraban en su interior, entre otros restos», dice a Efe el historiador iraquí Ali al Namshi.

«El zigurat de Ur era un santuario del dios de la luna, Nanna, donde el padre de Abraham trabajaba como sacerdote», explica Al Namshi, que añade que este lugar era de gran importancia y es citado en el Corán y la Torá.

 

El historiador considera que, en la época actual, esta visita es muy significativa, ya que se produce después del viaje del pontífice a Emiratos Árabes Unidos a principios de 2019, donde firmó el documento de la fraternidad humana con Ahmed al Tayeb, el gran imán de Al Azhar, la máxima institución de la rama suní del islam.

UN PUENTE ENTRE RELIGIONES

En su visita a Irak, Francisco se reunirá en la ciudad sagrada de Nayaf (sur) con la figura de referencia de los chiíes en Irak, el gran ayatolá Ali al Sistani, un evento que «promoverá la tolerancia y la diversidad religiosas», dice a Efe el especialista en historia islámica iraquí Rahim Farhan.

Según Farhan, la visita del papa a Ur contiene otros factores aparte del religioso: el cultural, el arqueológico y el histórico.

El historiador sostiene que los restos arqueológicos «unen a las personas», sea cual sea su religión, debido a la historia común de las tres religiones bíblicas en la región de Medio Oriente.

Recuerda que los árabes y musulmanes condenaron la destrucción de antigüedades sumerias, asirias e islámicas en Mosul, en el norte de Irak, o del sitio arqueológico de Palmira en Siria, a manos del grupo yihadista Estado Islámico.

 

Compartir