Saúl Álvarez ya está ansioso por que suene la campana y así arrancar con un año que promete llevar su legado a otro nivel.

Este sábado, en el estadio Hard Rock de Miami, Florida, Canelo enfrentará al retador obligatorio avalado por el Consejo Mundial de Boxeo, el turco Avni Yildirim, como requisito para poder seguir con el camino en pos de la unificación de los cinturones de más relevancia a nivel mundial. Sin embargo, el riesgo es alto, pues una derrota a esta altura echaría por tierra cualquier plan.

“La verdad es que yo tendré que estar más atento que él, porque ellos no tienen prácticamente nada que perder y tienen todo que ganar. Eso los va a llevar a hacer cualquier cosa para lograrlo. Eso lo hace mucho más peligroso para mi, una responsabilidad más grande, pero aquí estamos con la misma responsabilidad”, detalló Saúl Álvarez, quien competirá ante un peleador que aspira a convertirse en el primer monarca de Turquía en la historia.

La motivación de hacer historia, acompañado por la expectativa de pasar a la historia como héroe, es la gasolina que alimenta a Avni Yildirim a buscar imponerse a un peleador que no sólo es considerado rey de los libra por libra, también solo ha sido derrotado una vez y que ha mantenido una racha de ocho años de victorias.

“Viene lo divertido para la gente, pero para nosotros viene lo más difícil: ganar una pelea. No hicimos confianza. Las apuestas no influyen en cómo presentaremos la pelea, queremos ganarla, pero sabemos que vamos ante un peleador fuerte que viene inspirado. Cuando van ante un campeón, el boxeador se prepara al doble, hace las cosas al doble, esperando algún error, pero nosotros no cometemos errores. Yildirim es fuerte, resistente y tiene pegada. Ellos van por todo o nada y no vamos a exponer nuestro proyecto”, explicó el entrenador de Canelo, Eddy Reynoso.

Saúl Álvarez se encuentra a solo dos triunfos sobre los campeones Billy Joe Saunders y Caleb Plant para poder alzarse como el primer campeón indiscutido que tiene México, distinción que no ha alcanzado ningún tricolor.

“Estoy contento, pues bien dicen que lo que se hace bien no puede salir mal. Nos preparamos bien, responsables. Yo lo que espero es una pelea emocionante, creo que el estilo de Yildirim me permitirá hacer mi pelea, anularlo”, abundó el tapatío, quien además pone sobre la línea su récord de 54 triunfos, 36 nocauts, una derrota y dos empates.

El rey de los libra por libra en la actualidad señaló que cualquier pelea requiere un sacrificio y, con tal de mantener su estatus, está dispuesto a hacer lo que sea necesario para mostrar la supremacía que lo llevó a adueñarse de la posición principal en el boxeo.

“Para eso estamos aquí, tenemos que estar conscientes del sacrificio, sabemos que es parte de… es lo que queríamos ser, ahora nos jodemos”, abundó.

Canelo destacó que ante Yildirim espera una pelea de choque, pues las características físicas y el corazón que ha mostrado indican que sus recursos se basan en la fortaleza y el empuje que pueda tener durante los 12 rounds.

“Su estilo es ir para adelante y yo soy un buen contragolpeador. Creo que se va a acomodar bonito la pelea para que la gente lo disfrute. Me siento bien, es mi ambiente perfecto y lo van a ver”, finalizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir