La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó a primera hora de este sábado el paquete de ayuda por Covid-19 de 1.9 billones de dólares que propuso el presidente Joe Biden, aunque los líderes de su Partido Demócrata trataron de asegurar a los progresistas que revivirán su fallida propuesta para incrementar el salario mínimo.

La propuesta de Biden para inyectar dinero en efectivo a personas, empresas, estados y ciudades golpeados por el Covid-19 se aprobó con el “sí” casi unánime de su partido, por 219 votos a favor y 212 en contra. La medida pasará ahora al Senado, donde los demócratas parecen empeñados en intentar revivir su propuesta para el sueldo mínimo y donde podría haber disputas por las ayudas estatales y otros asuntos.

La propuesta de Biden para inyectar dinero en efectivo a personas, empresas, estados y ciudades golpeados por el Covid-19 se aprobó con el “sí” casi unánime de su partido

“A mis colegas que dicen que este proyecto de ley es audaz, yo les digo que es desmesurado”, afirmó el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy. “A los que dicen que es urgentes, les digo que no está centrado. A los que dicen que es popular, les digo que es totalmente partidista”.

Los demócratas moderados Jared Golden, de Maine, y Kurt Schrader, de Oregon, fueron los dos únicos que no votaron con su partido.

Esa marcada división partidista está convirtiendo la disputa en un enfrentamiento sobre a quién recompensarán los votantes por acumular más gasto federal para combatir el coronavirus y reactivar la economía, luego de los 4 billones de dólares aprobados el año pasado.

La disputa también se perfila como una prueba inicial de la capacidad de Biden para mantener la cohesión entre las frágiles mayorías legislativas de su partido: apenas 10 votos en la cámara baja y un Senado dividido en bancas iguales 50-50.

Al mismo tiempo, los demócratas trataban de averiguar cómo calmar a los progresistas que perdieron su máxima prioridad en un sorprendente revés en el Senado el jueves.

La representante independiente Elizabeth MacDonough dijo que las normas del Senadoobligan a que el aumento del salario mínimo federal se desvincule de la iniciativa sobre el Covid-19, lo que dejó la propuesta en soporte vital. La medida elevaría gradualmente el mínimo a 15 dólares la hora en 2025, el doble de los 7,25 dólares en vigor desde 2009.

La negativa no significa que la idea de aumentar el salario mínimo está muerta. Los defensores de la propuesta podrían tratar de aprobar un proyecto de ley por separado sin utilizar el proceso de reconciliación, pero necesitarían el respaldo de los republicanos.

La aprobación de este paquete de ayuda económica generó una división entre los congresistas demócratas y republicanos, ya que estos últimos buscaban un paquete económico menor a 1.9 billones de dólares.

Al mismo tiempo, los demócratas trataban de averiguar cómo calmar a los progresistas que perdieron su máxima prioridad en un sorprendente revés en el Senado el jueves.

La representante independiente Elizabeth MacDonough dijo que las normas del Senadoobligan a que el aumento del salario mínimo federal se desvincule de la iniciativa sobre el Covid-19, lo que dejó la propuesta en soporte vital. La medida elevaría gradualmente el mínimo a 15 dólares la hora en 2025, el doble de los 7,25 dólares en vigor desde 2009.

La negativa no significa que la idea de aumentar el salario mínimo está muerta. Los defensores de la propuesta podrían tratar de aprobar un proyecto de ley por separado sin utilizar el proceso de reconciliación, pero necesitarían el respaldo de los republicanos.

La aprobación de este paquete de ayuda económica generó una división entre los congresistas demócratas y republicanos, ya que estos últimos buscaban un paquete económico menor a 1.9 billones de dólares.

Al argumentar a favor de la aprobación del proyecto de ley, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mencionó que las encuestas de opinión indican el apoyo de una gran mayoría de estadounidenses que se han visto afectados desde el comienzo de la pandemia hace un año.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

 

Compartir