Alrededor de 500 militantes de Morena, entre ellos senadores como Malú Micher, Jesusa Rodríguez y Germán Martínez Cázares, demandaron a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) que cancele el registro de Félix Salgado Macedonio como candidato a la gubernatura de Guerrero, “porque en el partido no hay lugar para abusadores”.

En una carta abierta, los morenistas expresaron su rechazo a que el senador con licencia siga adelante con su candidatura, después de conocer que cuenta con tres denuncias en su contra por abuso sexual y violación.

Indicaron que “no es ético ni responsable anular la voz de las mujeres que han sido víctimas de la violencia sexual y de género. No es ético ni moral abrir la posibilidad de que un agresor sexual, en lugar de ser investigado por las autoridades, continúe con su aspiraciones intocadas”.

Reconocieron que la CNJH de Morena no tiene atribución para investigar denuncias por violación sexual en contra de Salgado Macedonio, pero “sí podría apartar de la carrera electoral al político hasta que la justicia resuelva el caso y, en consecuencia, instar a las autoridades a hacer una investigación exhaustiva”.

Por ello, señalaron que Morena debe asumir una posición clara y contundente, mientras la autoridad investiga y eventualmente resuelve o determina las responsabilidades penales pertinentes.

“Que se crea en los testimonios de las víctimas, que se garantice el debido proceso y la presunción de inocencia, todo ello, como un acto de justicia. Confiamos en la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia para que en este caso garantice el acceso a la justicia plena”, indicaron.

Destacaron que quien sea candidato de Morena debe que tener las condiciones mínimas en lo ético y en lo moral, así como un modo honesto de vivir, “si no hay paz de género, no puede haber paz social”.

Recordaron que Morena ha aprobado reformas a la Constitución para garantizar la paridad de género en todos los espacios públicos, que les permita a las mujeres ejercer sus funciones en un contexto libre de violencia, así como reformas a diversos ordenamientos para prevenir, atender, eliminar y sancionar todas las violencias contra niñas y mujeres.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir