“Primero nos aplaudieron y luego nos golpearon”, acusa el auditor David Colmenares

El auditor Superior de la Federación aseguró que no se retracta en el costo de la cancelación del NAIM, «lo que planteamos es que tuvimos fallas metodológicas»

Al anunciar que el próximo lunes comenzará a operar el grupo de trabajo que revisará la auditoria de desempeño sobre el costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de México (NAIM), el titular de la Auditoriía Superior de la Federación (ASF), David Colmenares, dijo que no se retractó.

“No me retracté, no me retracté en lo absoluto, lo que planteamos es que tuvimos fallas metodológicas”, sostuvo en entrevista radiofónica del programa Fórmula Financiera.

Lamentó que primero haya recibido aplausos por su trabajo y después puros golpes. “Quiénes no tiene una posición primero nos aplaudieron el sábado, luego vino el lunes y el martes y nos golpearon, iba a decir otra palabra, pero está prohibido”, acusó.

Recordó que cuando llegó a la Auditoría, le tocó presentar el informe de Cuenta Pública un día antes de las elecciones.

Ahora les toca el actual proceso electoral y con esta aclaración podrían haberse “hecho patos”, pero no era lo correcto, por lo que tienen que ver si hubo un error de los auditores, se va a revisar.

Para precisar qué fue lo que pasó, dio a conocer que se convocó la creación de un grupo de trabajo del comité de ética de la ASF, con auditores de cumplimiento financiero que tienen más experiencia en el tema. También se separó temporalmente a los dos auditores que hicieron ese tema, informó.

Además, le envió al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, una invitación para que funcionarios de la dependencia también participen en dicho grupo para que presenten sus propias hojas de cálculo.

“Por eso le pedimos a Arturo que nos mandara su memoria de cálculo”, comentó al negar que vaya a ser juez y parte, pues se tienen que escuchar todos los planteamientos, aunque la responsabilidad es de la ASF.

Destacó que desde que hace tres años que está al frente de la ASF, nunca han tenido ninguna interferencia del gobierno federal ni estatal o de órganos autónomos, siempre han tenido una buena comunicación con todos, particularmente en los procesos de auditoría.

Explicó que se trata de una auditoria de desempeño que no es vinculante, es decir que no tiene seguimiento porque no se finjan responsabilidades.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir