Los marinos y cartógrafos la situaban a 100 kilómetros de Yucatán, aproximadamente. Foto: Twitter

Uno de los mitos más populares en el mundo de la navegación es la isla fantasma de nuestro país que, según los mapas, está ubicada en la Sonda de Campeche (la prolongación submarina de la península en el golfo de México).

En el siglo XVI, los marinos y cartógrafos la situaban a 100 kilómetros de Yucatán, aproximadamente. La primera referencia que se encontró de esta isla fue del año 1529, cuando Juan de la Cruz la registró en el “Islario general de todas las islas del mundo”. En los escritos, se afirmaba que la isla estaba deshabitada y no era de provecho.

Sin embargo, en la negociación realizada con Estados Unidos en 1997 para el Tratado sobre la Delimitación de la plataforma Continental, la isla Bermeja era un territorio que podría potencializar el territorio marítimo de nuestro país. Su localización significaría reclamar el control del Hoyo de Dona, una región rica en reservas de petróleo, gases y minerales.

Cuando el presidente mexicano Ernesto Zedillo y el estadounidense Bill Clinton se reunieron y México quiso reclamar el islote, la Bermeja no estaba en las coordenadas donde la habían situado por siglos.

Hipótesis y teorías respecto a la desaparición

Para investigar lo sucedido y confirmar la información, pues más de 22 mil millones de barriles de petróleo estaban en juego, el gobierno mexicano envió al buque oceanográfico de la Marina Onjuku para ubicar la isla, pero ninguno de los radares la detectó.

A México no le quedó ninguna otra opción y firmó el Tratado sobre la Delimitación de la Plataforma continental en el 2000, lo que implicó dejar en manos de Estados Unidos el Hoyo de Dona.

La presunta desaparición de la isla desató una serie de hipótesis y teorías. Hubo quienes sugirieron como causa un maremoto, un desastre natural e, incluso, que el calentamiento global había incrementado el nivel del mar a tal grado de hundir la isla. Otra de las teorías fue que la CIA había dinamitado el territorio en secreto, con el único objetivo de garantizar que Estados Unidos consiguiera el control del Hoyo de Dona y sus riquezas.

Misterio resuelto

En 2009, a petición de la Cámara de Diputados, el buque Justo Sierra de la UNAM emprendió un viaje desde Veracruz con un grupo de expertos que analizó durante una semana la ubicación de la isla, pero no encontraron nada ni en la superficie ni en la profundidad del mar.

Los integrantes de la misión informaron en una conferencia de prensa que la Isla Bermeja no existe en las coordenadas establecidas y que tampoco se habían encontrado vestigios de ella, también descartaron que el nivel del mar aumentara. Determinaron que en esa ubicación no ha existido una isla en más de cinco siglos.

De acuerdo con la versión oficial del INEGI y la UNAM, el misterio de la isla puede resumirse como un error cartográfico que se reproduje en múltiples ocasiones sin que alguna persona comprobara la existencia de Bermeja.

Sin embargo, el tema de la isla sigue siendo motivo de conversaciones, publicaciones y teorías por parte de quienes dudan de la versión anterior y continúan preguntándose dónde está.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

 

Compartir