La agencia calificadora HR Ratings ajustó a la baja sus perspectivas de crecimiento para la economía mexicana en 2021, de 4.8 a 4 por ciento, debido a una menor actividad económica en el primer semestre, que implicará una contracción en los primeros tres meses del año de entre 0.5 y 1 por ciento trimestral.

Para 2022, revisó al alza su estimación de crecimiento a 2.8 por ciento, desde 2.58 por ciento, debido a la expectativa de flexibilización en las medidas de confinamiento y distanciamiento social; para el largo plazo, mantuvo la previsión de un crecimiento potencial de 2 por ciento real anual.

HR Ratings explicó que como resultado de un súbito incremento del número de contagios diarios por covid-19 entre diciembre y enero pasados, que alcanzó los 20 mil contagios diarios y esto superó los niveles de marzo-mayo de 2020, poco menos de la mitad de las entidades federativas impusieron el semáforo rojo; en consecuencia, espera una contracción económica en el primer trimestre de 2021.

Adicionalmente, abundó, la irrupción en el suministro de gas ante los fenómenos climatológicos en el Estado de Texas, en Estados Unidos, impactaría en el dinamismo de la producción industrial, específicamente en el sector manufacturero que ha sido el eje de la recuperación.

Inflación hasta de 5%

En materia de inflación, la calificadora espera un pico en el segundo trimestre de 2021, pudiéndose acercar a 5 por ciento anual para abril, debido al fuerte repunte en los precios del crudo, el mayor nivel desde enero de 2020, que se ha traducido en que los energéticos reviertan la deflación anual después de 11 meses consecutivos en terreno negativo; con esto, la inflación de los energéticos para el segundo trimestre alcanzaría niveles de doble dígito.

Para la inflación subyacente (la que excluye precios de bienes y servicios más volátiles, como agropecuarios y energéticos) , estima un comportamiento inflexible, que impediría que la inflación disminuyera acorde a la holgura económica observada, en especial en los servicios.

En este sentido, la resistencia en la inflación de las mercancías, aunada al repunte en los precios de los energéticos y a un efecto base en los agropecuarios para diciembre de 2021, implicarían que la inflación anual se ubicará en 3.93 por ciento, por arriba de la estimación anterior, de 3.75 por ciento.

En el mediano plazo, HR Ratings espera una convergencia a 3.5 por ciento, en línea con las expectativas del mercado y, posteriormente, se consolidaría en 3.45 por ciento en el largo plazo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir