Con el fin de generar un mayor desarrollo económico en el sur-sureste de México, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) en conjunto con 9 estados de esa zona del país, presentó un total de 36 proyectos de infraestructura que tendrán una inversión inicial de 70 mil millones de pesos.

En videoconferencia para revisar los avances del “Pacto Oaxaca” (iniciativa entre el sector privado y gobiernos estatales), el presidente del Comité de Inversiones, Marco Gutiérrez, explicó que son nueve estados que están participando en este pacto como Oaxaca, Campeche, Chiapas, Guerrero, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, donde los proyectos tocan áreas de comunicaciones y transportes.

“Es un listado de 36 proyectos que suman cerca de 70 mil millones de pesos, donde tenemos perfectamente identificada la etapa en la que se encuentran, y hay que ir avanzando en esas etapas, el estado que los está promoviendo, el tipo de proyecto, la inversión estimada inicialmente, el sector al que pertenece”, aseveró.

Detalló que en materia de comunicaciones y transportes, es donde tienen el mayor número de proyectos al sumar 25, que se encuentran en diferentes etapas, “suman más de 50 mil millones de pesos, y abarcamos aeropuertos, carreteras, ferrocarriles, transporte marítimo, puertos. Están perfectamente localizados los proyectos”.

Durante su participación la titular de la Secretaría de Economía, Tatiana Clouthier, comentó que el gobierno tiende la mano a la iniciativa privada, así como la academia con el fin de mejorar las condiciones del sur-sureste de México.

“Me da muchísimo gusto ver estos 36 proyectos que ya están listos para arrancarse y parte del compromiso que nosotros hacemos es seguir promoviendo ante todo, ante cada espacio que se pueda para poder lograr que se den las inversiones necesarias y se pueda caminar a que esto se traduzcan en realidades”, comentó.

Marco Gutiérrez agregó que en materia de urbanización, turismo, agua, energía e infraestructura en telecomunicaciones y cómputo, son los 11 proyectos restantes que tienen identificados individualmente. “Hay que aprovechar en los estados las ventajas que ofrecen en clima, capacidad, talento para poder incorporarse a los desarrollos productivos”.

Gutiérrez explicó el tipo de proyectos que se incluyeron en la cartera, son de inversión productiva de infraestructura económica, mismos que tengan una fuente de repago, para que puedan recibir inversión privada, y que sean un detonador para la inversión productiva y el desarrollo industrial.

Agregó que otro requisito que plantearon es que fueran proyectos que admitieran por lo menos un 50 por ciento de inversión privada, de tal forma que fuera a través de la colaboración de la inversión público-privada como se pudieran desarrollar los proyectos.

“Ubicamos la descripción, la localización geográfica, la inversión y los avances que tenía cada uno de estos proyectos, una vez que hicimos acopio de la información, logramos identificar la etapa en la que estaba cada uno de los proyectos, avances y qué sector pertenecían, y qué alineación tenían con los proyectos ancla El Tren Maya y el Corredor Interoceánico”, señaló.

El presidente de la Concamin, Francisco Cervantes Díaz, comentó que el Pacto Oaxaca avanza, y que es un ejemplo de trabajo colaborativo entre el gobierno, los empresarios, la academia y la sociedad en sus distintos órdenes.

“Todos estamos convencidos de la necesidad de impulsar una agenda que favorezca el desarrollo social y económico del sur-sureste de México. El pacto es un claro ejemplo de cómo la política industrial puede convertirse en el mecanismo que permita abatir la pobreza y la marginación”, dijo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir