La Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas(Amexgas), informó que para 2020 se registraron 23 mil 323 tomas clandestinas con un estimado de 102 mil 950 toneladas robadas por mes de gas LP, con un valor de mercado de 30 mil 168 millones de pesos al año.

La asociación añadió que este incremento tan fuerte se explica por el desafortunado crecimiento del 77 por ciento del número de tomasclandestinas del 2020 y por el incremento de los precios internacionales de los energéticos este año.

«En años recientes el crimen organizado ha incrementado su actividad en el robo y distribución ilícita de gas LP, ocasionando afectaciones más serias a Petróleos Mexicanos (Pemex), al Estado y a la sociedad cada año, por lo que se es necesario aplicar medidas más efectivas, de inteligencia y operativos de seguridad que permitan restablecer el estado de derecho y brindarle a la sociedad un entorno de estabilidad y seguridad», expuso la Amexgas.

En un comunicado acusó que el mercado negro de gas LP se convirtió en una actividad muy rentable para diversas agrupaciones que operan al margen de la ley, cuyas zonas de influencia se extienden principalmente en los estados de Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Jalisco y Tamaulipas.

Con esto se ha incrementado la distribución ilícita del gas robado mediante instalaciones, personas y equipos de reparto que no cumplen con las mínimas condiciones de seguridad de operaciones y de protección al consumidor final que establece la ley y que son fundamentales para poder garantizar la seguridad del 80 por ciento de los hogares mexicanos que consumen este energético.

Entre 2012-2018, las tomas clandestinas del ducto principal de Pemex se incrementaron 750 por ciento, acumulando 41 mil 316 tomas a lo largo del sexenio. «Tan solo en los últimos 3 años acumulan 49 mil 40 tomas clandestinas, lo que representa el 59 por ciento de todas las tomas acumuladas en los últimos 20 años.

«Esta situación provocó que el año pasado el ducto estuvo fuera de operación 140 días, es decir, el 38 por ciento del año, con los costos de mantenimiento, el riesgo y el impacto en generar posibles desabastos para la población».

La Amexgas recordó que el combate al robo y mercado clandestino de gas LP es fundamental para la estabilidad institucional que requiere México, para garantizar el abasto energético requerido y fomentar el crecimiento, el desarrollo y generar mejores condiciones de vida para todos los mexicanos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir