El parlamento de Australia adoptó este jueves una ley histórica que obliga a los gigantes tecnológicos a remunerar a los medios de comunicación por el uso de su contenido.

La ley se aprobó después de que Facebook y Google llegaran a acuerdos para evitar verse sometidos a arbitrajes vinculantes. El gobierno declaró que la ley garantizará que las empresas de prensa «reciban una remuneración justa por el contenido que generan, contribuyendo así a mantener el periodismo de interés público en Australia».

La semana pasada, Facebook suscitó numerosas críticas al bloquear la publicación de enlaces a noticias y páginas de medios de Australia, después de que el gobierno del país anunciara una ley destinada a obligar a los gigantes tecnológicos a pagar a la prensa, que atraviesa graves dificultades financieras, por sus contenidos.

La ley australiana fija un precedente para la relación entre las empresas tecnológicas y los medios de comunicación, ya que países como Canadá estudian tomar una medida similar.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir