En Oaxaca se reactivó el juicio por el ataque con ácido contra la saxofonista María Elena Ríos como un caso prioritario y de urgente resolución, tomando las medidas de prevención por la pandemia de covid-19, afirmó el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Eduardo Pinacho.

El magistrado detalló que el juicio para resolver una sentencia condenatoria contra los implicados, entre ellos el ex diputado Juan Vera Carrizal, principal implicado en el caso, ya inició y en breve habrá un fallo.

En entrevista, el magistrado indicó que el proceso lleva su cauce, pues se encuentra en fase de investigación complementaria y de ahí se avanzará a la audiencia intermedia, antes de llegar a la audiencia de juicio de debate, donde finalmente se dictará una sentencia contra los implicados.

Pinacho afirmó que no se puede adelantar ningún fallo o determinación hasta que no haya concluido todas las etapas procesales del juicio, el cual se realiza con apego estricto a la ley y respetando los derechos humanos, tanto de las víctimas como de los acusados.

Cuestionado sobre el avance del caso debido a la apertura de algunos juzgados en el Oaxaca, el magistrado respondió que, en los procesos penales, como en todo tipo de casos judiciales, se deben cumplir actos y etapas procesales previstas en la ley.

«No podemos tomar una decisión, si no se ha cumplido con todos y cada uno de los pasos para determinar una sentencia o una resolución válida», indicó Pinacho.

Resaltó que no es posible pasar por alto algún acto o librar actuaciones, ya que legalmente deben llevarse los procesos para tomar decisiones y resolver a prontitud un asunto.

«En este caso, el de María Elena Ríos, se encuentra transcurriendo una etapa prevista en la ley, la de investigación. Esta etapa debe quedar concluida conforme lo que establece la ley y el plazo que la misma prevé o el plazo que haya determinado el juez correspondiente», aseveró.

Agregó que ello no significa que se deja de atender el caso, sino que transcurre el plazo de la investigación para que una vez concluya, se realicen y agoten las audiencias correspondientes que lleven a dictar una sentencia.

El presidente del TSJ adelantó que el juicio de María Elena Ríos, es un caso prioritario para el Poder judicial, como todos los casos de feminicidio, pese a la pandemia por el covid-19, y por ello se está actuando con urgente resolución.

“Está dando celeridad a todos los casos de feminicidio porque se trata de un delito social y políticamente reprochable en todo sentido. Es nuestro deber actuar con prontitud, porque exige una actuación responsable firme de los juzgadores y de la justicia en Oaxaca y México”, declaró.

Afirmó que los tres imputados en el caso, los dos autores materiales y uno intelectual, permanecen en prisión y se espera que, en breve, una vez que se libre una orden de aprehensión, se capture a un implicado más que falta por vincular a proceso.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir