Volkswagen de México informó que en algunos modelos 2021 del SUV Tiguan y el sedán compacto Jetta existe la posibilidad que no se haya colocado uno de los cuatro tornillos que sujetan el riel de la base del asiento del conductor, lo que podría provocar que, en caso de colisión, el asiento se mueva ligeramente hacia adelante o hacia atrás y no brinde la protección adecuada al ocupante del automóvil. Este llamado involucra a un total de 32 unidades de ambos modelos.

Para atender esta situación, el fabricante alemán ha solicitado a los propietarios de dichos vehículos acudan a cualquier agencia autorizada del país, a fin de corregir este posible desperfecto.

Asimismo, la empresa ha pedido a sus clientes que consulten su sitio oficial de Internet para conocer si su auto está afectado, y en caso de ser así, visitar lo antes posible a un distribuidor de la marca con una cita previamente programada. El servicio es completamente gratuito y toma aproximadamente una hora, pues todos los distribuidores de la firma se encuentran al tanto de la situación.

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

 

Compartir