Tras ser despedido del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca (TSJO), el traductor indígena Rafael Pérez Hernández se manifestó el día de hoy en el zócalo de la capital oaxaqueña, exige a las autoridades revisar su caso, pues avisa que fue rescindido de manera injustificada y son muchos los traductores que se encuentran en circunstancias similares.
En entrevista, señaló que desde el 2000 ingresó al Poder Judicial, incluso, ha obtenido reconocimientos por su desempeño a favor de los indígenas que requieren ayuda legal.
Aseguró que desde el principio su trabajo lo desarrolló de forma altruista, aún con ello, le daban órdenes para acudir a diversos juzgados e incluso era mandado “de mal modo”, sin goce de viáticos o vehículo para trasladarse.

Ahora que fue despedido de su empleo solicita que se revise su caso porque mucho los traductores están en las mismas condiciones, y ahora con su despido los indígenas procesados e internados en diversos penales de Oaxaca quedan en la indefensión, pues hacen falta más personas que se dediquen a esta actividad.

 


 

Compartir