Emma Coronel, esposa de Joaquín Guzmán Loera, sobornó a un funcionario mexicano para que ‘El Chapo’ fuera llevado al penal del Altiplano, luego de que el capo fue recapturado en 2016, acusó el Buró Federal de Investigaciones  (FBI, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a los cargos criminales presentados hoy por el FBI​, el funcionario recibió 2 millones de dólares para el traslado «donde sería posible escapar».

“Después del traslado de Guzmán, según el testigo colaborador 1, Coronel le dijo que ella y otros estaban tratando de facilitar el traslado de Guzmán de regreso a la prisión de Altiplano, donde sería posible escapar. Coronel declaró al testigo colaborador 1 que se habían pagado aproximadamente 2 millones al funcionario mexicano que supervisaba las cárceles mexicanaspara facilitar el traslado”, revela el caso.

En el momento en que se dio el soborno el encargado era José Alberto Rodríguez Calderón, ex subprocurador de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), quien fue designado al frente del Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social, de la Comisión Nacional de Seguridad en 2016.

Según Eric S. McGuire, agente especial del FBI, el testigo colaborador reveló que: “sé con base en mi conocimiento de la investigación y la información de las autoridades mexicanas, que Guzmán nunca fue trasladado fuera de la prisión de Ciudad Juárez y que fue extraditado a Estados Unidos desde esa instalación el 19 de enero de 2017″.

Coronel conspiró para distribuir drogas

La acusación contra la modelo estadunidense detenida en Virginia refiere que además de la fuga de su esposo deliberadamente conspiró con él para la distribución de diversas drogas drogas pertenecientes a la Lista I (sin uso médico actualmente aceptado) y Lista II (con alto potencial de abuso) de acuerdo con la clasificación de la Administración de Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés):

“Existe una causa probable para creer que, al menos en o alrededor de 2014 y al menos en o alrededor del 19 de enero de 2017, Coronel hizo a sabiendas, intencional y deliberadamente conspiró con Guzmán y otros para distribuir un kilogramo o más de una mezcla o sustancia que contenga una cantidad detectable de heroína, una sustancia controlada de la Lista I; cinco kilogramos o más de una mezcla y sustancia que contenga una cantidad detectable de cocaína, una sustancia controlada de la Lista II; mil kilogramos o más de una mezcla y sustancia que contenga una cantidad detectable de mariguana, una sustancia controlada; y quinientos gramos o más de una mezcla o sustancia que contenga una cantidad detectable de metanfetamina, una sustancia controlada de la Lista II, sabiendo y con la intención de que dicha sustancia sea importada ilegalmente a los Estados Unidos”.

Acusan que también fue mensajera de ‘El Chapo’

Según la investigación, Coronel transmitió mensajes en nombre de Joaquín Guzmán Loera para seguir promoviendo las presuntas actividades ilegales.

«Además, de 2012 a 2014, Coronel transmitió mensajes en nombre de Guzmán para promover actividades de narcotráfico mientras que Guzmán intentó evitar la captura por parte de las autoridades mexicanas. Una vez que Guzmán fue arrestado en febrero de 2014, Coronel continuó entregando mensajes que recibió de Guzmán durante sus visitas a la prisión, que no fueron monitoreadas por las autoridades mexicanas.»

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir