El 2021 inició con una creación de empleo débil. De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social en enero se crearon 47 mil empleos en su comparación mensual, nivel inferior para un mes de enero desde 2015, además de una fuerte contracción de empleos de mayores ingresos y que fue sustituido por empleos de menor remuneración.

En un análisis, BBVA indicó que la pandemia de covid-19 precarizó la creación de empleo formal, toda vez que de manera puntual, se crearon 971 mil empleos de hasta dos salarios mínimos y se perdieron 923 mil empleos con un salario mayor, de los cuales 399 mil que se perdieron fueron de más de cinco salarios mínimos.

De manera más detallada, indicó que la creación en el primer mes del año es más evidente la debilidad de la reactivación del mercado de trabajo formal.

“Dadas las condiciones actuales de la pandemia, así como a diversos factores adicionales y rezagos de la economía mexicana previos a la pandemia mantenemos nuestra previsión de lenta recuperación del empleo”, dijo el área de análisis del banco.

A nivel sectorial el rezago en el número de empleos es generalizado; sin embargo, los sectores más afectados se concentran en los 5 principales generadores de empleo formal. De estos, la manufactura presenta menos rezago con 18 mil empleos menos respecto a febrero, este sector es el más cercano a alcanzar sus niveles pre-pandemia y cuya recuperación ha estado impulsada por la reactivación de la demanda externa.

“Esto podría reflejar una afectación más fuerte sobre el mercado laboral y que como anticipamos anteriormente en una segunda etapa la afectación sería sobre los empleos de mayor ingreso”, señaló.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir