El presidente de Argentina, Alberto Fernández, designó a Carla Vizzotti como nueva ministra de Salud después del escándalo que se originó tras revelarse un presunto sistema de vacunación privilegiada a varias personalidades políticas, lo cual llevó a la renuncia del anterior titular de Salud, Ginés González García, a petición del mandatario.

Vizzotti, actual secretaria de Acceso a la Salud del Ministerio asumirá su cargo como nueva ministra este mismo sábado, informaron fuentes oficiales. La confirmación llegó en la noche del viernes, minutos después de que González García presentara su renuncia ante Fernández a través de una carta.

Fernández se reunió con Vizzotti en la sede del Gobierno, la Casa Rosada, y allí le ofreció el cargo de ministra.

Vizzotti, de 48 años, quedará a cargo del incipiente proceso de vacunación contra la covid-19 en Argentina, país que ya superó los dos millones de casos por la enfermedad, y deberá afrontar las consecuencias del escándalo que estalló este viernes.

El gobierno argentino tenía dosis de reserva de la vacuna rusa Sputnik V para varios funcionarios, estaba destinadas para su uso de emergencia. (AFP)

¿En qué consiste el escándalo de las ‘Vacunas VIP’?

El escándalo se originó a raíz de que el periodista y titular del organismo Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, de 79 años, dio a conocer en el programa de radio en el que intervenía de manera regular que se había vacunado dentro de las instalaciones del Ministerio de Salud en Buenos Aires tras hablar con su «amigo» González García.

«Llamé a mi viejo amigo Ginés González García, a quien conozco desde mucho antes de que fuera ministro, y me dijo que tenía que ir al Hospital Posadas. Cuando estaba por ir, recibí un mensaje de su secretario, que me dijo que iba a venir un equipo de vacunadores del Posadas al Ministerio, y que fuera al Ministerio a darme la vacuna», reveló Verbitsky, de 79 años, a radio El Destape.

Un escándalo alrededor del proceso de vacunación de la covid-19 estalló este viernes en Argentina después de que se conociera que varias personas se vacunaron contra dicha enfermedad.

Horas más tarde, el ya ex ministro hizo pública su dimisión a través de una carta, y el gobierno argentino confirmó que la hasta ahora viceministra de Salud, Carla Vizzotti, será quien lo sucederá a cargo de la cartera de Salud y asumirá el puesto este sábado.

González García asumió la «responsabilidad por la equivocación» sucedida y consideró que lo ocurrido es un «malentendido», pero reafirmó que «las personas vacunadas pertenecen a los grupos incluidos» en las campañas vigentes.

El ex ministro, muy cercano a Fernández, apuntó además a que hubo una «confusión involuntaria» de parte de su «secretaría privada» al citar a esas personas mientras él estaba fuera de Buenos Aires.

El presidente de Argentina tiene contempla viajar a México la próxima semana, donde también se reunirá con Andrés Manuel López Obrador. (Archivo)

Dos congresistas son «bajados» para el viaje de Fernández a México

Después de esas declaraciones en las que revelaba que fue vacunado sin seguir los canales oficiales para ello, arrancó una polémica en las redes sociales, donde multitud de personas repudiaron las palabras de Verbitsky y la llamada ‘Vacunación VIP’ a la que recurrió.

Diversos medios de comunicación indicaron que existe una lista de otras personas cercanas al poder que también utilizaron sus privilegios a la hora de vacunarse, aunque hasta el momento hay dos diputados oficialistas que recibieron una de las dosis de reserva de la vacuna rusa Sputnik V.

El primero de ellos, el diputado oficialista Eduardo Valdés, de 62 años, quien justificó en la emisora Radio con Vos que se vacunó en el Ministerio de Salud «de acuerdo a un protocolo, a una invitación».

Según explicó, el presidente lo incluyó en una comitiva oficial para su viaje oficial a México el 24 de febrero y por ese motivo lo «citaron» Fernández tiene contemplado llegar a la Ciudad de México el próximo domingo.

El segundo, es el senador Jorge Taiana, también oficialista, quien también acompañaría al mandatario argentino, con quien tiene contemplado reunirse con el Presidente Andrés Manuel López Obrador y participar en los eventos conmemorativos del Día de la Bandera.

El escándalo se dio apenas un día después de que la provincia de Buenos Aires, donde se encuentra el hospital mencionado, fuera la primera en desplegar el operativo de vacunación contra el  covid-19 para adultos mayores, tras más de un mes y medio en el que solo se vacunó al personal de salud en todo el país.

Ambas personas confirmaron que les inyectaron la vacuna dentro del Ministerio y no en un hospital, como debió haber sido por el protocolo argentino.

Ginés González García, ahora ex ministro de Salud, estuvo operando el sistema de ‘vacunación VIP’ en las propias oficinas. (AFP)

El difusor de los ‘vacunados VIP’, en el ojo del huracán

Por lo que respecta a Verbitsky, que en su juventud militó en la guerrilla Montoneros (izquierda peronista), tiene una larga trayectoria en los medios de comunicación, reconoció que hace unos meses dijo que «prefería esperar un tiempo» antes de vacunarse, pero que finalmente decidió hacerlo y por ello contactó a su «viejo amigo», el ministro González García.

El director del programa El Destape, Roberto Navarro, indicó en su cuenta en Twitter que decidió prescindir de Verbitsky de ahora en adelante, mientras que los trabajadores del CELS rechazaron en un comunicado a través de sus redes sociales «esta o cualquier otra acción o privilegio» por parte de su presidente, al tiempo que expresaron que Verbitsky fue vacunado «por fuera del sistema establecido, a través de una cadena de favores».

La vacunación para adultos mayores apenas comenzó este viernes en algunas zonas de Argentina. (AFP)

La oposición ya planea una denuncia penal

Desde la mayor coalición opositora argentina, la diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, dijo en Twitter que la renuncia de González García «no alcanza» y pidió la renuncia de «todos los secretarios» del Ministerio de Salud porque «conocían la existencia del Vacunatorio VIP».

En declaraciones televisivas, Ocaña, que antes de ser opositora al peronismo fue ministra de Salud con Cristina Fernández, adelantó que este caso puede dar lugar a una «denuncia penal» por «tráfico de influencias». Otros incluso contemplan el «abuso de poder» como cargo.

Por su lado, la presidenta de Propuesta Republicana, uno de los partidos que forman Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, añadió que «los K (kirchneristas) usan la vacuna para beneficio propio y lo hacen público para reírse de todos».

«Son una oligarquía que se apoderó de un presidente incapaz. Nuestro repudio más enérgico y una seria impugnación a un Ministro impotente que debe renunciar», expresó Bullrich.

Hasta ahora, Argentina, que tiene unos 45 millones de habitantes, alrededor de 7.2 son mayores de 60 años, ha recibido 1.22 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, lejos de los 5 millones previstos inicialmente para enero y de los 14,7 millones firmados para febrero.

Esta semana llegaron al país 580 mil dosis de la vacuna del Instituto Serum, de India, gracias a la tecnología de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir