Ante la caída de las tarifas turísticas que han prevalecido durante los meses de la pandemia por covid-19, el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) prevé que será febrero el mes más complicado para la industria.

“Las tarifas vienen cayendo, y no solo eso, con un volumen bajo y la tarifa baja, el volumen que tenemos de ingresos no es rentable para ningún hotel. Probablemente febrero será el peor mes de toda la pandemia”, aseguró Braulio Arsuaga, presidente del CNET en conferencia.

El representante explicó que enero y febrero de 2020 fueron meses “normales” para el turismo y fue hasta marzo cuando se comenzaron a ver reflejados los efectos del confinamiento, aunado al cierre de viajes a México interpuesto por Canadá, país que representaba una buena cantidad de turistas.

“Lo que sí podemos anticipar es que febrero no viene bien, Semana Santa y semana de Pascua tampoco traen el volumen, ya que recordemos que no tenemos un mercado importante con 2.5 millones de llegadas, que es el canadiense, y al final de cuentas el problema no es solo la tarifa, sino el volumen más bajo de llegadas”, explicó.

Arsuaga agregó que la falta de apoyos económicos y fiscales toda vez que las empresas mantienen gastos fijos sin percibir ganancias, por lo que muchas empresas podrían no sobrevivir al segundo semestre.

“Parece ser que la estrategia del gobierno es dejar que las empresas se recuperen solas; sin embargo, seguimos tratando de sensibilizar a los gobiernos sobre la importancia de este sector”, señaló.

En este sentido, Francisco Madrid, director del Centro de Investigación y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac (Cicotur) dijo que se espera una caída del PIB turístico de 27.8 por ciento para 2020.

“Evidentemente no hay prescindente de un impacto de esta naturaleza, luego de un año con una caída de 8.5 por ciento para la economía, para el turismo fue 3.3 veces mayor”.

Este viernes, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) dio a conocer que al tercer trimestre de 2020, el PIB turístico mostró un descenso de 34.2 por ciento y el del Consumo Turístico Interior de menos 36 por ciento frente al tercer trimestre de 2019.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir