Juchitán de Zaragoza.–  Durante más de ocho meses y medio, las instalaciones del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financiero (Basefi), ahora conocido como Banco Bienestar han estado tomadas por parte de los familiares de un extrabajador, quien denuncia presuntas violaciones a sus derechos laborales de parte de dicha institución financiera.

Se trata de Ulises Luis López, exempleado quien exige la  liquidación por su labor tras desempeñarse como empleado de ventanilla  durante 19 años en la institución federal, pues acusa que fue despedido de manera injustificada.

El extrabajador presentó una demanda ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en el 2020,  después de que en el mes de  junio pasado tomara la sucursal, la cual está cerrada desde entonces. Además, también presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por la violación a sus derechos laborales.

De acuerdo al despedido, sus superiores lo asignaron a la sucursal de Ciudad Ixtepec pero al llegar allí fue supuestamente retenido por dos trabajadores del banco por espacio de 6 horas, mientras elaboraban documentos donde especificaban que había abandonado su espacio de trabajo en Juchitán.

Ulises insiste que estas acciones fueron orquestadas con la intención de perjudicarlo, pues se quedó sin trabajo en plena crisis sanitaria, por lo que él y sus familiares tomaron la sucursal ubicada en el centro de Juchitán.

Desde entonces, los habitantes de Juchitán y  de otros municipios cercanos acuden a sucursales de los municipios de Tehuantepec, Ixtepec, Salina Cruz y Matías Romero.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir