La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) señaló que, casi siete meses después de su lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy, la sonda Perseverance «está lista» para su aterrizaje el jueves 18 de febrero en el cráter Jezero, de Marte.

Este vehículo robótico, de unos 3 metros de largo y seis ruedas, tiene todos sus sistemas «funcionando perfectamente» para el lograr examinar la superficie marciana, informó Jennifer Trosper, gerente adjunta del proyecto.

Sin embargo, en esta ocasión hará un aterrizaje en un área «llena de peligros»,esto es un cráter rodeado de otros similares pero más pequeños, rocas, dunas y el delta de un río, detalló hoy a la prensa Erisa Stilley, ingeniera de sistemas de entrada, descenso y aterrizaje de Perseverance.

Sobre posibles fallos durante la operación, Trosper aseguró que «no hay garantías», pero que ella «se siente bien».

Siete minutos de terror

Los expertos de la NASA detallaron que Perseverance atravesará como un meteoro, a unos 19 mil kilómetros por hora, el cielo marciano cuando ingrese a su atmósfera, y unos siete minutos después reducirá la velocidad para aterrizar suavemente en el cráter.

Los científicos se refieren a este proceso de entrada, descenso y aterrizaje como los «siete minutos de terror» porque si algo sale mal no podrá haber intervención humana para arreglarlo debido a los 11 minutos de retraso de las comunicaciones entre la Tierra y Marte.

Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia de la NASA, dijo a la prensa que el reto es tocar tierra «con precisión y seguridad».

Si todo sale bien, será el noveno aterrizaje en Marte de un vehículo de la agencia estadounidense.

En ese sentido, Trosper manifestó que cuenta con «buena información de navegación» proveniente de estaciones en todo el mundo, entre ellas en España.

Perseverance

Los científicos de la NASA detallaron que aunque el nuevo rover es «similar» al Curiosity, es un gran paso adelante en tecnología, al ser «más fuerte, más capaz y de mejor desempeño en el terreno».

Entre otras novedades, este vehículo espacial carga un instrumento para producir oxígeno, 25 cámaras de video y por primera vez llevará a Marte micrófonos (tendrá dos).

Además posee capacidad para albergar unas 40 muestras, de las cuales se prevé el retorno de unas 30 a la Tierra.

Lori Glaze, directora de la División de Ciencias Planetarias de la NASA, precisó que con Perseverance se sienten «más preparados» para buscar señales de vida en Marte y anticipó que traer la muestras recolectadas a la Tierra será el siguiente «desafío».

La sonda Perseverance, que fue lanzada el 30 de julio del año pasado desde Cabo Cañaveral, buscará señales de vida microbiana pasada y recolectará muestras selectas de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra.

De igual forma, caracterizará la geología y el clima de Marte y allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna.

El vehículo también transporta un experimento tecnológico, el helicóptero Ingenuity Mars, que hará el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta si todo funciona bien, según explicó este martes MiMi Aung, gerente de ese proyecto del JPL.

Una vez sea descargado en la superficie marciana por el Perseverance, el pequeño helicóptero será totalmente autónomo, precisó Aung.

La científica dijo que trataron de simular de la mejor manera posible la atmósfera de Marte en la Tierra para la fabricación de este helicóptero.

La sonda Perseverance fue lanzada al espacio en un cohete Atlas V el 30 de julio de 2020 desde Cabo Cañaveral en dirección al Planeta Rojo con la misión de encontrar vida microscópica ya sea presente o pasada sobre la superficie marciana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir