MELBOURNE

La espalda va mejor, la confianza aumenta, y todo ello se refleja en el juego: Rafael Nadal mostró este lunes su «mejor nivel» desde el inicio del torneo para alcanzar sin titubeos los cuartos de final del Abierto de Australia.

Después de dos semanas sin jugar, de dos primeros partidos entre algodones, y de un tercero con mayor soltura, Nadal puede congratularse por haber alcanzado los cuartos de final, pero sobre todo por haber recuperado a estas alturas del torneo un estado físico acorde a sus ambiciones.

El número 2 del mundo se impuso al italiano Fabio Fognini (17º) por 6-3, 6-4 y 6-2, y se enfrentará en cuartos de final al griego Stefanos Tsitsipas (sexto sembrado).

El tenista español no ha perdido aún ningún set en este torneo y con este resultado alcanza sus 43º cuartos de final en un Gran Slam.

Nadal, que suma 20 títulos «grandes» en su haber -los mismos que el suizo Roger Federer- ya conquistó una vez el Open de Australia, en 2009.

«Estoy feliz de estar en cuartos, es un buen comienzo» declaró Nadal, que busca su 21º título en un Gran Slam, lo que constituiría un récord inigualado en la historia del tenis en la categoría masculina.

«Cuando uno juega en octavos contra una gran jugador como Fabio, siempre hay que luchar», agregó Nadal.

El tenista español dominó rápidamente el primer set, poniéndose 3-0 arriba. Aunque el italiano reaccionó y recuperó un servicio perdido, cayó finalmente en esa primera manga (6-3) al cabo de 46 minutos de juego.

En el segundo set, Fognini rompió el servicio del español y se puso delante 4-2. Tras una dura pugna, Nadal recuperó el servicio perdido, y se hizo con el segundo set tras ganar cuatro disputados juegos consecutivos (6-4).

En el tercero, el número dos mundial aceleró la cadencia y se impuso (6-2) ante un adversario que ya ofreció menor resistencia, al término de un partido de dos horas y 15 minutos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir