Al cierre de enero de este año, las ventas al mayoreo de vehículos pesados en México totalizaron en 2,090 unidades, es decir un incremento de 32.7%en comparación con las 1,575 comercializadas durante el mismo mes del año anterior, de acuerdo con cifras dadas a conocer por la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

El organismo informó que la producción alcanzó durante el primer mes del 2021 un total de 12,579 automotores, lo que significó una caída de 8.6%, en relación a los fabricados durante el mismo mes de 2020. En lo que respecta al mercado externo, en enero, se exportó un total de 11,000 unidades, lo que significa una baja de 5.7% respecto al mismo mes del año previo.

En conferencia de prensa virtual, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT, indicó que “las cifras registradas durante enero, reflejan el crecimiento de pedidos de unidades para mayoreo, lo cual es alentador y brinda una señal de esperanza. No obstante, existe una disminución en la producción y exportación por

factores internos y externos». Por ello, agregó que para que los indicios de reactivación se conviertan en tendencia, se requieren medidas concretas para la industria como factor del crecimiento de México.

“Es fundamental potenciar el mercado interno para que la industria retome el dinamismo. En este sentido, es necesario seguir considerando a la industria productora de vehículos pesados como esencial para el crecimiento del país por su contribución a la movilidad de insumos para la producción y el desplazamiento de medicinas, mercancías y personas. De ahí la necesidad de remover los obstáculos que impiden la renovación de la flota”, agregó.

«El primer paso hacia una renovación sistemática de la flota pasa por mantener la producción e importación de las tecnologías EuroV/EPA’07 señaladas en la NOM-044, al menos hasta que el Diésel Ultra Bajo Azufre (DUBA) esté disponible en todo el territorio nacional. Es decir, se requiere consistencia entre la disponibilidad del DUBA y los estándares para la renovación de la flota, con lo que se darían opciones para el transportista en el mercado, acordes a sus necesidades. De otro modo no podrá estimularse la renovación vehicular”, añadió.

«Para atender este tema hemos planteado una reunión donde la SCT y la ANPACT, en conjunto con otras autoridades, presentaremos a la Dra. María Luisa Albores, titular de SEMARNAT, alternativas ante esta situación”, dijo Elizalde.

El directivo también mencionó que “además de alinear la normatividad ambiental, es necesario incrementar los esquemas de financiamiento de la banca de desarrollo para adquirir nuevas unidades».

Asimismo, subrayó que «para poner a México en marcha y lograr una recuperación de la economía real, es indispensable tener una industria que opere con un marco regulatorio que brinde certeza y que sea consistente. Así como retomar el dialogo con SEMARNAT, para generar una sinergia positiva en beneficio del medio ambiente y de México.»

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

 

Compartir