La noche de este lunes fue ejecutado Wilbert F. S., conocido como El niño sicario”, en el municipio de Juchitán de Zaragoza en Oaxaca.

De acuerdo a las primeras versiones, el joven de 17 años de edad, se encontraba en el interior de una cenaduría cuando un comando arribó al lugar a bordo de un mototaxi color rojo para disparar en al menos dos ocasiones en contra de “El Niño sicario”, quien murió casi instantáneamente.

El responsable del homicidio huyó mientras que la policía arribó unos minutos después para acordonar la zona.

Debido a que desde temprana edad cometió diversos delitos, Wilbert F. S. fue apodado como “El niño sicario”.

En abril del año pasado fue detenido en las calles de Juchitán por un intento de robo. Debido a que no existió una denuncia en su contra fue liberado.

Familiares del occiso llegaron a la calle de Santos Degollado de la Octava Sección de este municipio, para tratar de recuperar el cuerpo

En los más recientes años, el crimen organizado ha permeado a la niñez y juventud del país, con varios casos que se volvieron notica nacional por la magnitud de los hechos.

En 2010, el «Ponchis», un menor en esos momentos de 14 años de edad, fue detenido en Jiutepec Morelos. El pequeño sicario confesó ante las autoridades haber cometido diversos asesinatos y aseguró que el mismo se encargada de descuartizar a algunas de sus víctimas. Fue vinculado como un miembro activo del Cártel Pacífico Sur, célula del cártel de los Beltrán Leyva.

De acuerdo al libro «Un sicario en cada hijo de Dios», escrito por Saskia Niño de Rivera, Mercedes Castañeda, Fernanda Dorantes, y Mercedes Llamas, en México existen entre 35 mil y 45 mil niños en México que hoy se encuentran inmiscuidos en la delincuencia organizada

En el libro se relatan seis historias, incluyendo la de Daniel, reclutado a los 12 años de edad por el Cartel Jalisco Nueva Generación, luego de atestiguar unos meses antes el asesinato de su padre.  A dos meses de introducirse en grupos delictivos, Daniel cometió su primer homicidio. En el campamento donde lo adiestraron, mató animales y torturó a personas.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

 

Compartir

Dejar respuesta